[Opinión] 12×15 y 12×16 Two and a Half Men: Of Course He’s Dead – Una aspiración bizarra

Mucho cameo, una cuota de animación y una incomprensible fase de revancha. El Season Finale de Two and a Half Men tuvo eso y más en sus casi 40 minutos de despedida. Un capítulo con (y contra) el espíritu de Charlie Harper (Sheen).

Jonathan Navarro

Podía esperar pesadeces contra Charlie. Golpes televisivos sobre adicciones y enfermizas costumbres del intérprete de este personaje, Charlie Sheen. Chistes sobre su problemática salida y tallas sobre aquellos buenos tiempos de compañerismo.

Sin embargo este 12×15 y 12×16 de Two and a Half Men: Of Course He’s Dead, el cierre (al fin) de un ciclo, sólo nos trajo una vorágine inexplicable de cameos, animaciones fuera de todo cuadro y un repaso con grandes dosis de rencor hacia el otrora protagonista de esta sitcom.

Rose, beneficencia, venganza y línea del tiempo

Enfocándonos en este doble episodio, todo comenzó con un cuestionamiento a la muerte de Charlie. La inexistencia de un certificado de defunción de Harper le impidieron a Alan cobrar al instante 2.5 millones de dólares por conceptos de regalías publicitarias de su hermano.

Aquí fue donde Rose hizo una entrada peculiar con una explicación monumental. La psiquiatra de profesión relató su propio idilio. Compró una casa e inició una nueva vida. Lo especial de este hogar estaba en el sótano, donde tenía una gran fosa, y allí supuestamente a Charlie, al amor de su vida. Cuatro años practicando el síndrome de Estocolmo. Alimentando y vistiendo a su rehén. Transformando al célebre vividor en un animal vengativo. Al menos así se mostró a este incógnito individuo, quien tras largos años de cautiverio, logró escapar y comenzar una seguidilla de amenazas. Todas ellas carentes de sentido según mi visión.

En esta labor fantasma de revancha con sus más cercanos, el bueno de Charlie también concedió un lado amable, puesto que aprovechó su libertad y cobró los millones pendientes por su trabajo musical. Se puso en buena con sus ex parejas por medio de suculentos cheques, así como con Jake y Berta. A Angus T. Jones lo sacaron de su proceso de hibernación y participó con el aporte liviano que siempre correspondió al hijo de Judith.

¿Dónde está lo freak, lo inexplicable, lo absurdo? Para mí, la explicación animada de Rose generó el momento más WTF que haya podido ver en esta comedia. A la ausencia del verdadero Charlie Sheen, la historia lo colocó como un mono animado. Y claro, toda la artillería cayó en esta fase de lo más amena desde el punto de vista visual. En este viaje digital de la luna de miel entre Harper y Rose por París, se retrató al hijo mayor de Evelyn como un cocainómano capaz de jalar hasta azúcar. Dejo aparte la infidelidad de este artista con una mujer, un mimo y una cabra, puesto que siempre se destacó en Charlie la chapa de mujeriego y librepensante para estar en la cama.

Creo que nada superó en este episodio la nariz en forma de aspiradora para esnifar sus buenos gramos de azúcar. Simplemente una aspiración bizarra. El gusto del mismo Chuck Lorre por sindicar a su ex colega como un drogo.

Otro punto que me extrañó en esta carrera final de Two and a Half Men fue esta carrera vengativa de Charlie, la cual tenía como objetivos principales a Alan y Walden. Personajes que siguieron adelante con sus vidas.

Y cuando todo parecía cerrar la historia con un reencuentro entre Charlie con su hermano, un enorme piano aplastó al supuesto tío de Jake. La contundencia de la imagen con una muerte efectiva prosiguió con las palabras finales de Lorre en pantalla: “Yo gané. Acto seguido, otro piano también cae sobre la humanidad del director y productor de series. ¿Empate televisivo? Para nada. Sólo la ilusión de paridad, en una conclusión que intentó traer de vuelta el espíritu de esta sitcom a punta de palos y bombas. Toda la artillería contra un ex mal empleado.

Las participaciones de Arnold Schwarzenegger, John Stamos y Christian Slater pasarán sin mucha gloria a los registros de la IMDB. Mala instancia para participar de una despedida de escasas risas y un permanente resentimiento.

[Especial] 12 hitos de Two and a Half Men

1 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register