Tres conceptos del 3×01 de Sr. Ávila

3x01 sr. avila

Jonathan Navarro

El inicio de una nueva era no impide que Roberto Ávila siga siendo el Sr. Ávila. Continúa lo ceremonioso. Hasta para subir unas escaleras nos encontramos con la pausa junto a los nuevos fantasmas y desafíos de nuestro protagonista en la tercera sesión de la serie HBO.

La nueva fase del Señor de Señores expuso grandes sorpresas. La valoración del respeto en un grupo comercial y las proyecciones mentales del rol de Tony Dalton se apreciaron con el sello Sr. Ávila en este 3×01.

Con el estreno de “En la Noche Ruge un Payaso”, las secuelas inmediatas por la muerte de Erika ya ponen precio a la cabeza de Roberto. El nudo en deuda. El más prometedor al mismo tiempo en que Ávila se baña con el poder de dirección entre sus colegas sicarios.

Linares, el “Gran Hermano”

Miguel Pizarro es Linares. Un sabelotodo. Un agente al tanto de todos los movimientos de los señores. Ex asistente del Señor de Señores denominado como Cura y la nueva mano derecha del Sr. Ávila en su carrera como mandamás de esta industria de la muerte.

linares

El aire fresco se sintió con el personaje de Pizarro. Dominio de información que intriga, prolijidad que llega a asustar y confrontación que seduce para grandes sucesos en el futuro de la temporada.

Linares jugó con las cartas de la acumulación de datos a través de cámaras de seguridad. Presentación interesante que a cuentagotas expuso de qué lado se encontraba este hombre.

Con una gran entrada salvadora, Linares mostró su rostro. Tras una emboscada contra el Sr. Ávila, organizada por Juárez, el papel de Miguel Pizarro soltó sus credenciales. En modo sanguinario, explosivo y preciso rescató a su nuevo jefe de una inminente muerte a mano de una pareja de falsos policías.

Y como asistente veremos a Linares. Como “la mano derecha” del Sr. Ávila. Sí. Al igual que Iván. Casi nos olvidamos del personaje de Carlos Aragón. Pero fue sumamente sabroso ver el encuentro entre estas dos manos derechas. Crisis anatómica en la serie HBO. Problema e ironía entre estos dos en el 3×01. Se vienen grandes instantes de este eventual duelo.

El respeto de fuego

Las cosas no comenzaron bien. El golpe de estado del Sr. Ávila al final de la segunda temporada contra Cura, la cabeza de la organización sicaria, fue muy mal visto (cómo no) por los miembros de la organización.

chalecos

Se habló de respeto y de cómo tomarlo ante la incertidumbre del grupo de señores. Siguiendo las primeras ideas de Linares para calmar las aguas, Ávila dio cátedra de que el poder se toma, al igual que el respeto, por lecciones traumáticas, dolorosas y violentas. Al filo de la muerte y con una moraleja que dio mérito a confiar de aquí en más en los lineamientos del nuevo Señor de Señores.

Sánchez y “Buitre”

Nadie quiere trabajar junto al detective Sánchez. Sus lazos corruptos y la pérdida de Erika ensombrecen su suerte detectivesca. El bajón anímico del papel de Juan Carlos Remolina lo llevaron al desastre humano y la “compañía” de las peores adicciones.

Si para salir de esa oscuridad se necesita un poco de luz, estamos en condiciones de negar tal premisa. El giro laboral de Sánchez durante la temporada estará gestionado por la presencia de “Buitre”. Un policía con peor suerte que lleva cuatro compañeros fallecidos en su lista.

¿Qué mejor que enfrentar la muerte con más muerte? Avizoro buen destino para esta dupla en cuanto a sus personalidades y una palpable actitud “me chinga tu madre” a todo. Las consecuencias de la muerte trae consigo el desparpajo. Un interesante factor a tener en cuenta tras el estreno de la tercera temporada de Sr. Ávila.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register