The Knick: Soderbergh y una buena dosis de su medicina

The Knick

El pasado viernes 08 de agosto, Cinemax estrenó la primera colaboración del director de Traffic en la televisión. Con Clive Owen como protagonista, viajamos al Nueva York de 1900, una ciudad que tiene un hospital en precarias condiciones pero con la astucia de un cirujano tratará de revertir la situación y así enfrentar las enfermedades más complejas. En puroseries te entregamos un interesante análisis de su primer capítulo y te damos los motivos del por qué debes verlo.

Cristóbal Meléndez Martin

Antes del estreno, Cinemax nos abrió el apetito con unas inquietantes promos, donde la sangre era una de sus protagonistas indiscutidas. Parto con eso, porque leyendo otros comentarios sobre este capítulo piloto señalan que le faltó algo más tremendo. En mi caso, prefiero siempre lo literal a lo espectacular. Los primeros minutos, donde vemos ese parto en medio de un jurado que observa atentamente, es mucho más impactante que un montón de  casos “súper complejos”.

Estamos en 1900, donde la tecnología en la medicina no existía y los cirujanos debían ingeniárselas para inventar herramientas acordes al trabajo. El doctor Jules M. Christiansen (Matt Frewer) no pudo tras fracasar una vez más. Su suicidio sirvió para profundizar más en el contexto en que se desarrolla la serie. Soderbergh lo sabe y siempre fue buscando esos conceptos para transportarnos al Nueva York de principios del Siglo XX. Sin grandes recursos en su dirección, se enfocó más en detalles simples y una construcción pausada pensando en la época y en la trama. No se fue en grandes aspavientos sino se enfocó en mostrarnos el mundo de la medicina de la manera más natural posible. Eso, es un gran valor en la honestidad que uno quiere plantear.

The.Knick.S01E01.HDTV.x264-KILLERS.mp4_20140810_005737.855

Si hablamos de enfoques, el gran peso del primer capítulo de The Knick se lo llevó Clive Owen. El gran actor inglés está impecable, convirtiendo al cirujano John Thackery en un autentico personaje de lujo. Dedicado a fondo en su trabajo, esconde un secreto que le permite llevar ese estilo tan vertiginoso de vida, su adicción a la cocaína, un aspecto que lo hace más humano. Pero no sólo el actor de “Children of Men” me pareció el único rol a destacar, ya que hubo otros dos que me gustaron. El primero, el de Cornelia Robertson (Juliet Rylance), hija del dueño de hospital y que representa el lado más “idealista” y emocional. Por otra parte tenemos al doctor Algernon Edwards (André Holland).

Este último, representa un gran conflicto durante el capítulo, la segregación racial.  A pesar que la esclavitud estaba abolida desde 1863 cuando Lincoln aprobó la “Proclama de Emancipación”, a los afroamericanos les fue costando mucho adaptarse la sociedad de manera igualitaria con los blancos. Por eso, y pensando que estamos en 1900, es interesante como todavía quedan esos rasgos irracionales en la gente, como aquel paciente que no dejaba que un “negro” lo tocara.  A pesar de aquello, Algernon queda sorprendido por los métodos de Tackery y decide quedarse para aprender. Ese punto, que nutre el ego del cirujano jefe, puede ser el punto de partida para que la relación mejore, aunque las dudas seguirán persistiendo y espero así sea, ya que esta problemática la encontré atractiva.

Jeremy-Bobb-and-Juliet-Rylance-in-The-Knick-season-1-episode-1

Si tuviera que nombrar alguna duda recaería en el resto de los personajes, pero tampoco es alarmante, si recién estamos hablando del capítulo piloto. Quedé con ganas de conocer más sobre el administrador Herman Barrow (Jeremy Bobb), la hermana Harriet (Cara Seymour) y esa relación que intentaron plasmarnos entre la enfermera Lucy Elkins (Eve Hewson) y el doctor Bertram “Bertie” Chickering, Jr. (Michael Angarano). Punto también para el dúo a cargo de llevar a los pacientes al hospital Knickerbocker, quienes entregan esa dosis de humor diferente que siempre se agradece.

Sobre el final, otra arista de gran valor son las enfermedades, como la tuberculosis y como el protagonista irá fabricando sus propias herramientas para combatirlas o simplemente saber que la cosa no tiene solución. Es ahí, donde el tema de la cocaína se hará vital para que John siga de pie. ¿Qué pasará cuando se enteren en el hospital? Sin duda, esta es una de las tantas preguntas que nos podemos hacer con The Knick. Desde esta tierra larga y angosta tienen a alguien que las quiere descubrir, ¿y ustedes?.

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register