The Killing y un final que rozó la perfección

the killing

He sido un gran admirador de The Killing, de principio a fin. Con sus altos y bajos, siempre logró cautivarme y con su cuarta temporada esa admiración agarró un sentimiento mucho mayor. Me declaro completamente enamorado de su final, en especial de esos últimos compases antes del adiós definitivo. Cuesta encontrar las palabras adecuadas para tan magistral forma de despedirse.

Cristóbal Meléndez Martin

No quiero sonar exagerado, pero influye mucho que esta nota la escriba apenas terminé de ver el capítulo seis de la cuarta temporada, o sea, el último de la serie. Las emociones están ahí, latentes, con cada escena pasando por tu cabeza una y otra vez. Pero la idea es analizar cada uno de los detalles que hicieron de esta entrega una tremenda forma de despedirse, con el episodio final poniendo el broche de oro a cuatro años de un viaje intenso y muy satisfactorio.

Antes de entrar en materia, las disculpas a quienes leyeron las review del 4×01 y 4×02, ocasión donde prometí haría lo propio con el 4×03, 4×04 y una concluyente con el 4×05 y 4×06. Como el tiempo es escaso, y ya ha pasado un buen rato desde su estreno, creo que es mejor cerrar The Killing con una columna donde aborde todos los conceptos en general. Dicho eso, empecemos a recordar Eden, el último capítulo de la serie y que tuvo a Jonathan Demme (El Silencio de los Inocentes) a cargo de la dirección.

El brutal giro en los asesinatos de los Stansbury

the killing 1

Que la serie haya tenido sólo seis episodios fue todo un acierto, porque esta parte de la historia no tuvo puntos bajos teniendo una construcción dramática potente. The Killing no sólo se quedó en mostrarnos un caso brutal, sino, como ya bien hizo en las entregas pasadas, entregar una fuerte crítica. Acá fue el turno de la disciplina militar, de esa locura que representa esa formación en jóvenes emocionalmente vulnerables y que en vez de mejorar van desarrollando un odio generalizado. Margaret Rayne, la encargada de llevar la batuta cargó con un pasado complejo pero a la postre, no problemático para seguir continuando.

Ella, junto a A.J. y Lincoln eran parte del plan escabroso sobre los múltiple asesinatos, un aspecto que creció en drama cuando se supo que la mujer era amante del patriarca de los Stansbury. Hasta ahí, los creadores de la serie ya se habían ganado varios aplausos porque fueron construyendo desde la base típica a esta figura maternal salvando a los dos “chicos” acomplejados. Pero no, quisieron sorprendernos a lo grande con ese giro brutal que puso a Kyle como el verdadero culpable y a Margaret como su madre.

El vuelco fue estupendo e inesperado, principalmente en la forma que se dio, con Kyle recuperando poco a poco la memoria a través de los actos irrisorios ocurridos en la academia y por esa escena donde ve a los soldaditos y la pistola en el despacho de Margaret. Pero sin duda lo que más hizo pensar en su inocencia fue la convicción que tenía Linden, quien arrastrada por sus propios problemas personales, desde la siempre complicada relación con su hijo Jack, hasta la aparición de su madre, fueron creando una empatía hacia el joven que hizo confiar en su inocencia. Por eso, ese diálogo en la casa del muchacho, con flashbacks de los asesinatos, es de una profundidad impresionante. Escuchar de la boca de Kyle, el por qué mató a Nadine, para los pelos a cualquiera, al igual del cómo Margaret se deshizo de los jóvenes todo para proteger a su hijo. Todo una historia retorcida muy bien llevada.

La sorpresa del “Flautista”

the killiing 3

Lo genial de esta temporada final es que los dos ejes principales fueron tremendos y ninguno “molestó” al otro, conviviendo a la perfección en la historia. El protagonismo que alcanza Carl me gustó harto porque siempre sentí que este personaje tenía bastante potencial. Y lo tuvo, principalmente en sus trucos para descubrir la verdad sobre la desaparición de Skinner. La escena en el lago cuando descubren los cuerpos de las mujeres y sacan el auto es impagable.

La tensión acá siempre fue creciendo de una manera vertiginosa a tal punto que afloraron todas las desconfianzas entre Holder y Sarah. Y la forma en cómo lo llevaron fue la adecuada, con Linden perdiendo los cabales y con Stephen angustiado por el futuro de su familia. Quizá, si me tendría que poner quisquilloso, su vuelta al consumo de cocaína fue un punto que no me gustó del todo, en especial su presencia en aquella reunión de drogadictos donde el “el soplón” de Carl saca una pista decidora. Pero matizando en el concepto, tenían sólo seis episodios para cerrar la historia, entonces esa resolución se hace comprensible.

The Killing no quiso cerrar esta trama de manera simple, primero, nos trajo de regreso a la madre de Kallie. Sin embargo, el más impactante fue el de Darren Richmond, figura vital para que Sarah quedara libre de las acusaciones y de su confesión. El debate respecto a esta resolución puede ser bastante interesante; a mi, me pareció bastante coherente pensando en la figura que siempre representó el alcalde. La idea de no generar un escándalo de proporciones fue atinado para una institución que no necesitaba algo así. Además, hubiera sido injusto ver a Sarah pagando en la cárcel. Mejor, resultó ese momento donde demuestra su ética profesional dejando su placa sobre la mesa y marchándose.

El tremendo final

the killing 2.1

El gran sustento de la serie a lo largo de sus temporadas fue la dupla compuesta por Sarah Linden y Stephen Holder. Tanto Mireille Enos como Joel Kinnaman entregaron notables actuaciones. Su relación agarró su mayor clímax con todo el tema de Skinner. De aquí, rescato dos escenas fundamentales para el desenlace: cuando Sarah apunta a Holder con un arma advirtiéndole que no toque a Kyle y sacando en cara una supuesta traición y  la otra es cuando la propia detective se entera que su compañero de años no la delató. También, es importante hacer hincapié en el proceso que va viviendo el policía desde que se entera del embarazo de Caroline, y el posterior sexo de bebé.

Así, pasaron algunos años y vemos a la hija de Holder en una grata relación con su padre,  quien está separado de su madre y trabajando en un nuevo cargo. El recurso de adelantar la historia resultó a la perfección, en especial porque entre ambos ex detectives no hubo ningún tipo de contacto hasta que Linden decide ir a verlo a su nuevo trabajo como orientador de personas drogadictas.

Aquí entramos en un momento que merece que se contextualice. Siempre, entre los seguidores de la serie, se discutió un posible romance entre los protagonistas, siendo el “ojalá que no se dé” el consenso generalizado. Y no se dio y no es explicitó en la escena final, lo cual hace aún más grande todo lo acontecido. No vimos un beso final o un te amo. Más bien, vimos pura tensión emocional en un majestuoso diálogo donde ambos dejaron claro que el motor de su vida partía con el otro lado, ya sea sentado en un auto fumando o discutiendo algún tema irrelevante. La consigna, es que sus vidas llenas de soledad se complementaban de gran manera que no podían estar alejados. Es tan magnífica esa escena, que en cualquier momento pensé que se iban a besar alocadamente y dar rienda suelta a la pasión. Pero no, Linden se va, piensa, respira y vuelve (con un juego formidable con el opening de la serie), invitando a su compañero de toda la vida a acompañarla en su viaje sin destino claro. Cada uno sacará sus conclusiones, pero lo claro, es que está pareja siempre tuvo una conexión más fuerte que el amor.

Todo el compás final lo encontré maravillo, con una delicadeza brutal y una atmósfera romántica que cualquier película de ese género quisiera construir. Y e que trato de ser objetivo con The Killing pero no puedo, ya que me parece que es una obra muy infravalorada para la calidad que es. Sé que los fanáticos me entenderán y que tarde o temprano se hará una especie de justicia con la serie y varios compartirán mi pensamiento. En definitiva, la seria de AMC/Netflix cerró su historia rozando la perfección, cosa que muy pocos pueden decir.

Desde ahora, me siento vacío…

 

 

 

 

 

1 Comentario

  • Agustina Reply

    26 septiembre, 2017 at 20:28

    Me encanto el final…siempre quise q ellos estén juntos..me encanta la pareja..y si triste q no siga la serie

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register