4×11 y 4×12 Season Finale Falling Skies: Space Oddity y Shoot the Moon

Lexi y Tom. El cambio de perspectiva de la hija de Anne convenció a un reticente Mason, quien no sólo hizo un viaje a la Luna para terminar con el núcleo energético Espheni, sino que también hizo uno mental, el cual involucró el perdón y la confianza con su hija en la Season Finale de Falling Skies.

Jonathan Navarro

Perdón, confianza y sacrificio. Esta doble entrega de Falling Skies, mirando lo más sólido, se dio por el lado de Lexi y Tom. La nueva perspectiva de vida de la hija de Anne fue argumento suficiente para que ella comandara la nave beamer en la misión lunar junto a su padre. Aunque en un principio parecía una locura colocar una bomba en la Luna sobre el núcleo energético de los Espheni, el poder mental de Alexis bastó para generar este viaje, uno que también puso el tema del perdón en una enredada relación fraternal.

Con “Space Oddity”, el 4×11 de Falling Skies, los lujos y las libertades de guion y relato se notaron en un episodio de despedida. Para resguardarse del frío en medio de la travesía, Lexi formó un capullo para mantener con vida a su papá. Un caparazón proteico que llevó a Tom hacia un escenario de ficción. Irreal. En el cual estaba conforme, con la felicidad de haber terminado con la amenaza alienígena.

Sin embargo, esas conversaciones y sensaciones de triunfo en el entorno de Mason se diluyeron cuando éste se percató del viaje mental en conjunto que estaba teniendo con su hija. Fue una jugada extensa. Un momento de confusión, soledad y ecos. Esta especial claustrofobia capturó mi atención. Si bien sentí que se alargó esta etapa, el papel de Scarlett Byrne llevó a este extremo  a su padre para conseguir su confianza y su perdón. Un trato que llegó en el instante justo para camuflarse entre los sistemas enemigos y acercarse lo más posible a su objetivo.

Babosas, lugares comunes y aniquilación de extras

El capítulo final de la serie TNT, Shoot the Moon, fue de manera dual mostrando el último ataque Espheni a Chinatown y el arribo de los Mason a la base energética extraterrestre para la conclusión bombástica.

La complicación en la Tierra se dio cuando los Espheni lanzaron babosas para la transformación híbrida a la 2nd Mass. Una niebla, un líquido paralizador, fuentes de energía y unas babosas aparecieron como lo más repugnante y asqueroso de la temporada. Con este proceso forzado, los que más sufrieron fueron Hal, Dingaan, Pope y el Capitán Weaver. Ellos vieron en peligro sus vidas. Presión y angustia controlada por rápidas soluciones que en mi visión mermaron este 4×12.

Esta temporada de Falling Skies no ha sido nada de buena para Anne. Extrema, errática y con diálogos que podrían haber estado en parodias de películas gringas. El rol de Moon Bloodgood fue capaz de encontrar la “kriptonita” de las babosas al amedrentarlas con fuego.

La doctora de la 2nd Mass fue la gran salvadora de la noche. Suerte para ella y para todos en un ataque que en mi opinión debió haberse llevado a un nombre grande. ¿Saben? Las compañías de extras deben ser las más felices al tener a Falling Skies como consumidor. La serie producida por Steven Spielberg ha liquidado miles de personajes mínimos, ejemplificando la desgracia de una invasión. Es por eso que en esta temporada se sintió aún más esa benevolencia que salvó a Hal, Weaver y Pope de una cruel transformación.

Inyección letal

En medio del viaje interespacial, la nave beamer del papel de Noah Wyle se unió a una nodriza. Una parada que sirvió para el reencuentro de Tom con el Overlord de la cara quemada. No podíamos esperar mucho de este duelo. Fuerzas disparejas a final de cuentas y que se definió por una distracción fatal de este extraterrestre con Lexi. Soberbia que lo sacó de foco y que le permitió a Tom colocarle una inyección letal.

Con un obstáculo menos, nuestro protagonista debía solucionar otro. La bomba que habían preparado para destruir la base Espheni estaba totalmente destruida por las condiciones del viaje y el espacio. Sin muchas vueltas, Lexi optó por ir al sacrificio, tomar el control de la nave y utilizar este medio para la tan ansiada explosión. Nueva heroína para la 2nd Mass quien generó la mayor victoria humana en esta guerra contra los alienígenas.

Lo que resta para la quinta y última temporada será el futuro de Tom. En su retorno sufrió con la amenaza de naves Espheni que no generaron grandes daños a su beamer gracias a la intervención de los Volm. El problema se presentó cuando estas explosiones afectaron su rumbo. Mason quedó a la deriva, fuera de órbita. Con la sensación de una soledad infinita, de vagancia por el espacio. Su único resguardo fue el capullo proteico, el cual le dio un nuevo viaje mental que dejó en la incógnita la sobrevivencia y la apariencia de Alexis. La certeza del profesor de historia es que ese nuevo aspecto era totalmente hermoso.

Con la guerra en un punto de mayor igualdad ¿Será la quinta sesión la indicada para superar una última guerra y así generar una refundación? ¿Se escribirá una nueva historia en donde salga con letras destacadas la labor de un profesor que tomó las armas para defender la independencia de su mundo? A esperar el año 2015 y esos 10 episodios que darán algunas ideas sobre el futuro de la Tierra.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register