The Wire: Juego de apariencias, estadísticas y muñequeos políticos

the-wire_phixr

¿Qué es lo que me dejó The Wire más allá del “trabajo policial”? La política. Concepto completo de muñequeos, tratos y sutiles amenazas. La prolongación de un status quo y la sincronía del financiamiento ilegal en los barrios de Baltimore. Obra magna del tema drogas y procesos judiciales.

Jonathan Navarro

Fue una maratón que duró semanas. Extenso proceso para llegar a “-30-”, el episodio final de la quinta temporada de The Wire. Finalicé este proceso con la sensación de que la serie HBO siempre terminó de manera redonda cada una de sus cinco sesiones.

Si tuviera que hacer un ranking de mayor a menor por la calidad de sus guiones y la performance de sus personajes, éste sería el orden:

  1. Temporada 2
  2. Temporada 1
  3. Temporada 4
  4. Temporada 5
  5. Temporada 3

De todas las sesiones (2002-2008), me quedo con la segunda. Un paso de distancia al mundo estrictamente de las drogas para pasar al contrabando, al tráfico de personas, a los dramas de la pequeña Polonia, al conflicto entre el jefe policial, Stan Valchek, y el líder sindical de los trabajadores del puerto, Frank Sobotka. La conjunción de nacionalidades llamó mi atención. Pero, insisto, sin abandonar del todo la pugna narco con el primer gran enemigo de la ciudad como Avon Barksdale.

Sincronía monetaria

¿Pero qué es lo que me dejó The Wire más allá del “trabajo policial”? La política. Concepto completo de muñequeos, tratos y sutiles amenazas. La prolongación de un status quo y la sincronía del financiamiento ilegal con pilares del poder administrativos.

Otro punto que estableció la obra de David Simon fue que los idealistas no tienen cabida en una ciudad con un desbalance en su seguridad, justicia y educación. No hay espacio para los creativos. Bien lo supo el personaje de Howard Colvin, comandante e ideólogo de “Hamsterdam”, el barrio donde la venta de droga no se penalizó. Una propuesta polémica que gustó en los porcentajes de descenso de crímenes, pero que impusieron la legalización de una actividad puramente punible.

 

 

Por eso Jimmy McNulty resultó ser un personaje de lo más atractivo en las líneas de investigación de drogas u homicidios. Su osadía y la resolución de casos por los medios menos pensados llevaron al rol de Dominic West a tener no uno, sino que una decena de problemas con sus superiores. Este sujeto de origen irlandés demolió las pautas de trabajos basadas en las estadísticas. Obligaciones administrativas que para este agente hicieron del trabajo policial una acción desenfocada.

Ese desapego a seguir las reglas fue el que se extrañó en la cuarta temporada, donde se trasladó a este personaje a un plano secundario. Ya como un hombre de familia. Una época de sobriedad y fidelidad por su pareja Beadie, quien conoció en el caso portuario.

Rostros geniales

La particularidad y calidad en la gran mayoría de las interpretaciones que pasaron por The Wire se suman a lo hecho por West, el rostro del “me los paseo a todos”. En esa misma línea también les presento un conteo con los mejores personajes de esta producción.

  1. Clay Davis
  2. Stan Valchek
  3. Omar Little
  4. “Bubbles”
  5. Kima Greggs

La desintegración popular, las inyecciones narcóticas y las ejecuciones por el dominio de las esquinas de Baltimore fueron bastión dramático. Los impactos violentos hacia el espectador. La injusticia elevada a su máximo esplendor. Realidad que observó y permitió el diputado Clay Davis. Genial papel secundario. De lo mejor que he visto en años. Porque cuando se inventó la palabra corrupción, este político estaba de los primeros en la fila para hacerse con este concepto.

 

Humor, engaño y los extensos “shiiiit” consagraron al rol de Isiah Whitlock Jr. como mi favorito, en una historia más que nada centrada en la policía (con el variopinto de sus detectives, agentes y sargentos), y en su lucha por desbancar a los Barksdale, los “griegos”, los Sobotka o los Stanfield.

Es por eso que les recomiendo mirar con paciencia y atención The Wire. Obra magna de la lucha de las drogas, los procesos legales y las apariencias.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register