[Opinión] 3×13 Hannibal: ¿Quién nos guía hacia el abismo?

Se alcanzó una tonalidad especial en este 3×13. De eso no hay duda. Se menguaron las líneas secundarias para otorgar la oscuridad necesaria al reencuentro y al arribo de un Gran Dragón Rojo con cuentas pendientes. Aquí mi parecer tras el final de la tercera temporada de Hannibal.

Jonathan Navarro

Caer, ser devorado por un acantilado y así, eventualmente, terminar desparramado tras el choque contra el mar. Qué mejor manera de finalizar con este suplicio televisivo llamado Hannibal. Al menos un desenlace honesto que graficó mi sentir respecto a una producción que por cuestiones de rating fue de a poco yéndose hacia el abismo.

Y desde que apareció Francis Dolarhyde algo no cuajó. La sombra de la cancelación, la eliminación de pantalla del villano Mason Verger oprimió a esta obra del relato en imágenes a abrazar a un villano potente, majestuoso, que mantuvo con vida el legado de un Hannibal Lecter cautivo, pero que careció de esa propiedad de maldad. Ese sello de villano que va más allá de su insanidad mental.

Eso mirado desde una leve globalidad.

¿Pero qué nos dejó el 3×13 de Hannibal? El desequilibrio y las malas ideas a la hora de atrapar a un criminal. La última opción, y la cual emanó desde Will fue poner a Hannibal como carnada para así atraer la atención de “El Gran Dragón Rojo”. Gestar una fuga, fraguar el reencuentro Graham-Lecter y esperar por el mal denominado “Hada de los Dientes”. Desde el lado del psiquiatra esto representó la posibilidad de obtener beneficios en cautiverio, y rozar por unos momentos la libertad. Un trato de doble filo que trajo un miedo colectivo hacia la muy cierta chance de escape del rol de Mads Mikkelsen.

Se alcanzó una tonalidad especial. Se menguaron las líneas secundarias para otorgar la oscuridad necesaria al frente a frente de Hannibal y Will, aguardando por los deseos de grandeza de Francis Dolarhyde.

La lucha fue dispareja. Las alas de “El Gran Dragón Rojo” no pudieron con la alianza. Acuchillado en varias ocasiones y con su cuello desgarrado por la mordida final de Hannibal Lecter, es que el invitado del mal Francis Dolarhyde perdió la vida. No completó la transformación ante su guía.

Imagen de previsualización de YouTube

Las consecuencias de esta batalla (la cual agarró más atmósfera con el tema de fondo “Love Crime”) dictaron la inestabilidad de un Dr. Lecter baleado y un Will apuñalado. Ambos compungidos y débiles determinaron la finalidad de su inestable relación. Estos ex colegas se fundieron en un fraternal abrazo y se dejaron caer por un abismo, un resumen a su historia. A lo lóbrego de su conocimiento y la negligencia de sus actos.

Cierre poético que alberga más historia por contar y detallar. Un desenlace que nos invita a nosotros, los fieles seguidores de esta serie, a derrumbarnos por un acantilado. Acompañar a este relato en su caída.

Sin embargo hay un disparo de esperanza para los seguidores que vieron como la Dra. Bedelia estaba dispuesta a probar una de sus piernas en un solemne banquete.

¿Apuestas sobre el futuro de Hannibal? En cero. Así quedará este ambicioso e incomprendido proyecto televisivo.

3×12 Hannibal: The Number of the Beast Is 666

2 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register