Mad Men 6ta temporada: “The Doorway”

mad men

La muerte ronda en el estreno de la sexta temporada de Mad Men. Un bocado de una hora y media que deja gusto a poco, pero que de alguna forma llena las expectativas. ¿Quedaste conforme con el estreno?

Lya Muñoz (@lyafran) 

Alguien batalla con la muerte y de repente nos trasladamos a Hawai. Don disfruta de una buena lectura, un poco oscura para llevar de vacaciones “The Inferno” de Dante Alighieri (primera parte de La Divina Comedia). Resulta un poco paradójico porque a Don se le ve ensimismado en sus pensamientos, aunque se supone que debería disfrutar de ese paraíso junto a Megan, que en lo único que piensa es en su trabajo como actriz.

Cuando Don vuelve a la oficina se ve exactamente como se veía en Hawai, está confundido, solo y (como decía la inscripción en el encendedor) haciendo cosas que no le gusta hacer. Cuando le toca exponer su idea para promocionar el hotel donde alojó en Hawai, lo único que logra mostrar es la idea de suicidio, de un hombre que se tira desnudo al mar y deja todo atrás, como si proyectase sus propios deseos.

Betty está feliz junto a su familia, aunque le toca lidiar con una suegra puntuda, su hija Sally que está cada vez más adolescente y la amiga de su hija en la que ve proyectados los errores que cometió y que no quiere que la chica cometa (sueña con ir a Manhattan a hacer su vida). La chica se va en busca de sus sueños y Betty trata de encontrarla, se mete en un edificio de mala muerte donde unos jóvenes pobres le dicen “hey rubia no nos gusta tu estilo de vida”. Luego del intento fallido llega a la casa con el pelo negro a lo Elizabeth Taylor, que no le viene muy bien con el claro aumento de peso que ha tenido.

Roger está más loco cada día, se ríe de la vida en sus sesiones de terapia con el psicólogo, se le muere la madre y hace un escándalo en el funeral porque su primera esposa lleva a su nuevo “amigo” y termina llorando porque murió su lustrabotas, aunque para la mamá no soltó ni una lágrima. Durante todo el capítulo las reacciones de Roger son tragicómicas pero finalmente se le ve destrozado, con miedo a morir o a no haber vivido suficiente, o cuestionándose que todo lo que ha hecho no ha valido la pena.

Peggy está on fire, siempre creativa logra salir de una crisis de último momento. Tiene mano dura como jefa aunque esperemos que no se transforme en una vieja gruñona como lo eran con ella. Adopta el personaje de autoridad, hasta con su novio, y está más trabajólica que nunca (aunque sea navidad no deja que los empleados se vayan sin terminar con la labor). Todo indica que es la versión femenina de Don, aunque sin vicios como la infidelidad y el alcohol…hasta ahora.

Se pensaba que luego de tocar fondo en la cuarta temporada, Don ahora estaría más tranquilo, casado con Megan y más estabilizado. Sin embargo, lo vemos bebiendo solo, con insomnio, vomitando en el funeral de la madre de Roger e incluso siendo infiel como siempre. En la secuencia final nos enteramos que el libro que leía en Hawai era de la esposa de su vecino el doctor, con la que mantiene una aventura. Entonces ¿qué hace con Megan?

Don vive un infierno porque está solo, porque nunca ha sido él. Es notable la escena cuando le piden que pose para unas fotos publicitarias, y le dicen que sea él, pero su cara refleja que nunca ha sido sincero y que eso a la larga pesa.

La vecina le pregunta en la cama que qué quiere para año nuevo, y él responde “dejar de hacer esto”. Se avecina una sexta temporada muy oscura, en contraste con este nuevo decorado y looks más sicodélicos y con onda hippie correspondiente a la década.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register