Los mejores momentos del Sr. Ávila: Emiliano, Ismael y el notable contrato

señor-avila

Transiciones, acciones premeditadas y otras de puro corazón. La primera sesión que se centró en la doble vida de Roberto Ávila, se enfocó en lo realizado por Iván, el consejero funerario y siempre serio papel de Carlos Aragón.

Jonathan Navarro (@BartonWBickle)

Dejando a un lado los momentos conclusivos de la primera temporada del Sr. Ávila, aquí va un pequeño recuerdo a lo mejor construido y a lo que, por su esencia, demostró de lo que eran capaces los protagonistas de esta serie HBO.

1- Fue una transición de venganza pura desde un comienzo. Ismael solventó entre “Fiesta Sorpresa” y “Sobre Códigos Y Reglas” un lugar durante toda la temporada. El papel de Jorge Caballero, a quien siempre critiqué su exagerada interpretación, finalmente y con mucho recurso, ingresó al mundo de los contratos al matar y reducir a pedacitos a su padrastro. Un hombre violento que sucumbió a la frialdad y convicción de quien también fue aprendiz de Roberto Ávila.
2- Cuando Emiliano se dejó llevar por sus emociones y malos sentimientos en “Relicarios y Vampiros” (1×06). El hijo del Señor acabó de la peor manera su poco desarrollada relación con Juliana. Ante la indiferencia de la joven, el rol de Adrián Alonso asesinó a su compañera de colegio. Esta acción, justo a mitad de temporada, marcó la “amistad” entre el propio Emiliano e Ismael.

 

 

3- Quien nunca anduvo con rodeos fue Iván. Y aunque tomó algunas decisiones sin consultarlas con su Sr., el asistente de Ávila jugó a lo práctico y a cuidar el negocio. A pesar de que sacó del mapa a Maggie, una mirada más amplia a lo que era capaz de hacer este consejero lo vimos en “Ni Borges Ni Dios” (1×10), al momento de dar una lección a Emiliano.

4- El mejor contrato lo observamos en “Freud Y Los Fantasmas” (1×11): El hombre que pidió este documento abierto, el cual se podía poner en marcha en cualquier momento, expresó el deseo de que mataran a un hombre sin grandes expectativas. El Dr. Ramírez como demandante quería que liquidaran a uno de sus pacientes. ¿La razón? Su corazón. El genial acuerdo estaba compuesto por un asesinato (sin dañar el corazón), un trasplante y la salvación.

Aquí puedes encontrar los capítulos mencionados

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register