La Otra Cara del Espejo: Horror y misterio del nuevo milenio

la otra cara del espejo

Jonathan Navarro

¿Habrá otro mundo? ¿Perspectivas increíbles? ¿El sello de nuestras historias? ¿Una realidad alterna? La miniserie de Megavision (en la actualidad reconocido sólo como MEGA), La Otra Cara del Espejo, luce en otra dimensión. Sus registros en calidad VHS aparecen en Youtube como una reliquia seriéfila.

Historias unitarias. Desde su médula de horror y misterio La Otra Cara del Espejo escarbó en lo mejor de los mitos urbanos. En los miedos regionales. Relatos de sitios desolados, ocultos por la fuerza del boca a boca.

La Otra Cara del Espejo extendió su vida entre el año 2000 y 2004 bajo la dirección de Herval Abreu, y con un renovado ciclo de 12 episodios en 2006. Roos Film producciones generó este producto que aún supervive en algunos foros televisivos (además de Youtube).

Algunas de las figuras que participaron en esta producción son María Elena Swett, Fernando Gallardo, Gloria Laso, Fernando Kliche, Carolina Arregui, Renato Munster, entre otros.

Muchos comentarios de estos foros hablan del episodio de “El Cabeza de Chancho”. Dejando de lado el pésimo título, lo freak y peculiar de la entrega protagonizada por Carlos Díaz resulta ser el más llamativo recuerdo de aquellos seriéfilos que prestaron su mirada a La Otra Cara del Espejo. [Prestar atención al minuto 8:10 en adelante y la genial mención a Don Francisco]

Sin embargo, otro episodio sustentó mi interés por escribir de La Otra Cara del Espejo. “Tres Deseos” fue el nombre del capítulo donde el entrañable Fernando Gallardo, tomando el rol de un extraño mendigo, le entregó a Arturo, un joven en silla de ruedas interpretado por Rodolfo Vásquez, una pequeña figura de elefante. Una especie de amuleto capaz de cumplir cualquier deseo.

La distorsión del clásico genio que concede deseos es lo que llamó mi atención. Ese enfoque oscuro-trágico sobre algo que parecía amable en tiempos difíciles es lo admirable de “Tres Deseos”. Sin contar la gran actuación de Gloria Laso. Una entrega que de tan buena y sólida, también llega a dar risa.

Se extraña La Otra Cara del Espejo o alguna producción de ese tipo. La saturación por teleseries (nacionales y extranjeras) a la cual se han acoplado los canales nacionales hace aún más evidente la necesidad del público por disfrutar de otro formato de ficción. Pesa la ausencia en TV de lo paranormal, lo odd, lo insólito.

Fuente: Fotech

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register