[Opinión] La majestuosa fauna de Hannibal

HANNport5

En Hannibal los caracoles no se comen; tampoco se usufructúa de su baba para hacer cremas y venderlas como productos cosméticos. Éstos son parte de un proceso de calidad y mejoramiento en el sabor de la carne. Son obreros gastronómicos de lujo en la cocina del Dr. Lecter.

Jonathan Navarro

Son demonios y acompañantes. La fauna ocupa un sitio especial en la serie de Bryan Fuller, Hannibal. Aquella que da la dualidad entre la expectativa y el protagonismo. La que en muchas ocasiones se toma la delicadeza de una imagen y la transición de una respiración.

Y esta idea ya había rondado mi cabeza, incluso antes del bombazo seriéfilo de la cadena NBC de cancelar Hannibal en su tercera temporada. Porque detrás de ese telón tétrico está la nobleza de una fauna.

El ciervo negro y los fieles perros de Will; los cerdos de Mason Verger y, en esta tercera sesión, la huella babosa de los caracoles giran en una escala animal majestuosa.

Porque en Hannibal los caracoles no se comen; tampoco se usufructúa de su baba para hacer cremas y venderlas como productos cosméticos. Éstos son parte de un proceso de calidad y mejoramiento en el sabor de la carne. Son obreras gastronómicas de lujo en la cocina del Dr. Lecter.

También tenemos al mejor amigo del hombre. Los que mejor entienden a Will en su aislada vida como analista policial. Una relación de lealtad y transparencia. En la soledad está la esquiva tranquilidad del rol de Hugh Dancy.

Pero el ejemplo más portentoso de fauna psicológica está en el ciervo negro de Graham. Un invitado recurrente desde que este personaje comenzó a caer en el diálogo y el pensamiento lecteriano. La majestuosidad planteada en este mamífero lleno de timidez e incredulidad, forjó esa lejana línea de distancia que debía tener Will con este psiquiatra. Un aviso del subconsciente.

Otro gran aporte animal de la serie Hannibal fueron los cerdos de Mason Verger en la segunda temporada. La imagen mental y crueldad de la industria de la carne lo condujeron a la autoflagelación. Una escena bajo el monitoreo latente de Lecter. Una etapa que sirvió para alimentar a los canes de Will y para enmarcar la tutela lecteriana en el rostro aniquilado del rol de Michael Pitt.

De esta manera la acción animal, la cual habla de subsistencia pura, ha ocupado un sitial especial en los relatos de Bryan Fuller, quien resalta a estas criaturas por sobre su sacrificio a la industria alimentaria y cosmética.

Cuesta entenderlo: Hannibal fue cancelada tras tres temporadas

1 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register