Huaiquimán y Tolosa: detectives a la chilena

huaiquiman-y-tolosa

Historias de detectives hay muchas, relatos que por momentos pueden llegar a cansar por lo repetido del concepto. No obstante, el 2006 Canal 13 logró instalar con frescura una producción que en el papel resultaba poco llamativa pero que con el transcurso de los episodios se convirtió en algo muy interesante. Las aventuras de Huaquimán y Tolosa se toma un nuevo “Añorando series chilenas”.

Protagonizada por Daniel Muñoz (Donovan Huaiquimán) y b (Richard Tolosa), la serie sigue las andanzas de dos detectives privados a cargo del cuidado del pintoresco Barrio Patronato en la comuna de Recoleta. Partida fundamental para comprender que esta historia contaría una arista distinta a las ya tradicionales de Estados Unidos, con un punto de vista más de comedia. De igual forma la acción es parte fundamental, aunque muy a la chilena, de esas que grupos de estudiantes imitaban para recreaciones delirantes en plena etapa escolar.

174919718_1280x720

hyt_rollingstone

Muñoz y Vicuña logran una química estupenda, convirtiéndose en la gran fortaleza de la producción estrenada en 2006. Amantes de los completos y de pagarlos a fin de mes, mezclan con picardía su trabajo con su diario vivir. No todo es humor, dejando espacio para temas más profundos como la relación de Donavan con su ex esposa Leonora Cienfuegos (María Izquierdo).

Otra de los puntos fuertes de la serie son el resto de los personajes, en especial los interpretados por Ramón Llao y Edinson Díaz. El comisario Seisdedos y el comisario Jiménez demuestran que cuando una serie se hace grande es porque tiene personajes menores que logran destacar a gran escala. Dupla de menor importancia a diferencia de la protagonista pero que cada vez que aparece las risas están garantizadas. Demasiados entretenidos, de las mejores personajes “pequeños” de la TV chilena.

hqdefault-1

En un territorio donde cuesta un montón trascender más allá de una primera temporada, Huaiquimán y Tolosa tuvo dos, aunque con diversos resultados. Fuera del tema de las audiencias, indudablemente el segundo ciclo perdió cierta magia que su antecesora. Puede que el cambio de director haya influenciado, ya que León Errázuriz fue reemplazado por Boris Quercia. La mano del director de Sexo con Amor se notó, mostrando un tono más pausado y no con ese frenesí de la primera, estilo que para la esencia de la serie no fue el adecuado. Para Los 80 funcionó de maravilla porque así se justificaba, pero acá la acción echó de menos a Errázuriz. Y es que finalmente la serie se mantuvo gracias a su genial primera entrega.

A pesar de ese ejercicio comparativo entre ambas temporadas, la serie de Canal 13 es una de las producciones más rescatables de nuestra reducida industria, un producto que vale la pena mirar para los primerizos y aquellos que ya la vimos necesitamos recordar para ver cómo ha “envejecido” o simplemente para atesorar esos buenos momentos. A la postre, Huaiquimán y Tolosa merece ser parte de los “añorando series chilenas” por ser un indispensable de la materia.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register