Ecos del Desierto: Televisión justa y necesaria

282vlcsnap_2013_09_10_09h_phixr

El lunes, Chilevisión estrenó esta miniserie de cuatro capítulos (hoy termina) por los 40 años del Golpe Militar. Un repaso por los sucesos de la “Caravana de la Muerte” y el testimonio de la abogada y defensora de los DD.HH, Cármen Hertz. Hoy, en una fecha oscura en nuestro país, es justo y necesario recordar.

Cristóbal Meléndez Martin @melepasajero

No es una fecha fácil para el país, en especial cuando tras 40 años la palabra justicia ha escaseado y la dictadura sigue latente. No de forma, pero de fondo, con un sistema impuesto y una forma de vida a la medida de los “pensantes” de la época.

Sin embargo, lentamente la sociedad chilena va comprendiendo el significado tras el Golpe Militar. Y con eso, van saliendo a la luz pública más casos sobre las brutalidades ocurridas.

Uno de esos buenos registros lo estamos viendo en la miniserie de Chilevisión, “Ecos del Desierto”, realizada por el cineasta Andrés Wood y protagonizada por las actrices Aline Kuphenheim  y María Gracia Omegna. Al ver el primer episodio, no sólo descubrimos la historia potente detrás de “La Caravana de la Muerte” y el testimonio de la abogada y defensora de los DD.HH, Cármen Hertz, también vimos un producto de alta calidad, con una imagen impecable, un tratamiento súper asertivo, una ambientación maravillosa y grandes actuaciones.

Pero dejando de lado el aspecto técnico, que es muy bueno, quiero resaltar el tema histórico que retratan. Era justo y necesario que la televisión aporte con este tipo de productos, los cuales sirven para reflejar el horror de la época. La TV es el servicio más influyente en las personas, y con tanto producto “sin sentido”, estos espacios son vitales. Faltan muchos más, y de otros temas más contingentes. Pero es un avance esa apertura a no esconder debajo de la alfombra la crueldad que se vivió en Chile.

Obviamente habrá gente en contra, con esas frases para el bronce: “Incitan al odio”, “son todos comunistas”, “es una mentira” o incluso dichos más repugnantes en base a una nula capacidad de sentimiento. Pero la sociedad no va por ese camino, esa minoría horrorosa cada vez queda en el pasado. Hoy se pide justicia, el único puente importante para sanar heridas y respetar el dolor ajeno.

Y el trabajo de “Ecos del Desierto” es eso, un alivio dentro del desamparo. Un grito de desahogo por años y años de injusticias. Una escapatoria hacia la libertad, y una comprensión que la maldad nunca, pero nunca se debe dejar pasar.

 

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register