Doble review (4×01 y 4×02) de la última temporada de The Killing

the killing

El viernes pasado Netflix estrenó los últimos seis episodios del desenlace de la serie protagonizada por Mireille Enos y Joel Kinnaman, un regreso esperado porque además de tratarse del final de la serie, la gran tercera temporada invita, en el papel, a esperar grandes momentos. ¿Estos llegaron? En la nota todo el análisis y respuestas.

Cristóbal Meléndez Martin

Son varias las cosas interesantes que podemos rescatar de los primeros episodios de la última temporada de The Killing. Que el 4×01 haya partido luego de los sucesos con Skinner suma puntos de manera magistral. La gran incógnita era saber qué pasaría con los protagonistas, es así como vemos a una Linden perturbada, en el borde del trauma y perseguida por ese acto que intenta dejar atrás. En cambio, Holder parece mucho más tranquilo, buscando un equilibrio a una vida más bien desviada. Ahí entra un aspecto que encontré muy bueno, el embarazo de Caroline. Poco a poco el bueno de Stephen va asimilando el nuevo rol que le traerá la vida, entrando de lleno en un deseo de normalidad.

Lo normal, eso sí, está muy difícil de llegar para la pareja de detectives tras la aparición de un nuevo y escalofriante caso. Acá llega otra arista digna de analizar: los personajes secundarios. Si hay algo que se debe destacar de la gran tercera temporada es este apartado, en donde  los geniales Peter Sarsgaard (Ray Seward) y Bex Taylor-Klaus (Bullet) se robaron la película. Esa era una de mis principales dudas con esta temporada, y viendo los dos primeros episodios estas comienzan a despejarse. Si bien no logra aún el mismo nivel que sus antecesores, el personaje de Joan Allen, la coronel Margaret Rayne, ha logrado cautivarme gracias a esa dureza típica de los militares. La academia, a grandes rasgosl, también me agrada puesto que nos muestra ese mundo “dictatorial” lleno de complejidades, destacó a AJ.

El caso de la familia Stansbury es potente, en especial porque juegan con la inocencia o culpabilidad de Kyle. Su posible amnesia temporal entrega una mirada mucho más “entretenida” del caso, sobre todo si le sumamos la relación con sus padres y sus hermanas. Ese mundo de soledad que vive en la Academia, apartado de los margenes típicos de una vida plena, como dictan los manuales de su clase, hace de este personaje un caja de pandora.  Yo ya empiezo a sacar mis conclusiones, pero como están disponibles todos los episodios no las diré, para que no me acusen de trampa.

En el 4×02 se intensificó mucho más la historia Skinner, entregándole cierto protagonismo al interesante Carl, del cual tenía la duda si podría sacar una buena trama. El descubrimiento que la hija de su jefe portaba uno de los anillos de la joven muerta en la temporada pasada fue el puntapié inicial para levantar sospechas sobre el paradero de Skinner. Con todas las miradas puestas en Linden, acá se abrió un interesante duelo de caracteres que espero de bastante jugo en los próximos cuatro episodios (no, aún los veo).

En líneas generales, los dos capítulos me gustaron bastante. Ya he dicho en otras ocasiones que The Killing me parece una serie bastante inflavalorada, pero que Netflix fue capaz de ver su potencial y darle una merecida despedida. Para no ser menos, y siguiendo lo trazado, he querido dividir los análisis en tres notas distintas. Porque una vez visto este arranque, más todo lo mostrado anteriormente, este drama se lo merece.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register