Better Call Saul y el don de la paciencia

better-call-saul

Recuerdo que durante el transcurso de la primera temporada de Better Call Saul varios se inquietaron, no sé si porque sus expectativas eran otras o esperan un arranque demoledor tipo quinto ciclo de Breaking Bad. El tema es que esa inquietud rápidamente se transformó en alegatos, en ese típico discurso achacando lentitud y esperando que la trama avanzara a pasos agigantados. La paciencia, escaseaba.

Dejando de lado el extraño desconocimiento hacia una producción de Vince Gilligan, esa que se va cocinando a fuego lento para luego pasar a algo más encendido (vamos, Breaking Bad), me costaba entender el poco espacio evolutivo para dejar que la historia tuviera su construcción.

Ahora, llegada la tercera temporada, el don de la paciencia nos regala un ciclo magnifico. En las dos entregas anteriores fuimos testigos de un evolución pausada, con los autores queriendo contar la historia de Saul y Mike de una forma detallista, no dejando piezas al azar en la búsqueda de un relato mucho más humano a la hora de entender los sucesos de Breaking Bad. Estuvimos ahí, con aplausos, comprendiendo lo que nos querían entregar y sabiendo que no tenía techo.

BetterCallSaulSabrosito

La llegada de Gus Fringe deja a Better Call Saul oliendo por primera vez ese aroma a su serie madre. Todo lo relacionado con Mike y Gus ha sido trabajado de forma magistral, con aspectos brillantes desde el seguimiento al ex policía o aquel ofrecimiento formal de trabajo en el parkimetro. A ello se van sumando caras conocidas como Héctor Salamanca y Don Eladio, dotando a la serie de ese condimento exquisito.

No obstante es también el aroma propio el que sigue manteniendo a la serie como una de las mejores producciones en pantalla. El conflicto de Jimmy y su hermano ha alcanzado un punto álgido muy dramático, dejando escenas que bordan la perfección. La del último episodio (Chicanery, 3×05), transcurrida en el tribunal, es de una belleza impresionante. Grandes actuaciones fueron el coronario de una trama feroz, con Jimmy ganando la guerra desenmascarando a Chuck. de una manera cruelmente poética.

better-call-saul-chicanery-chuck

Todos están a la misma sinfonía, nadie desentona, incluso las apariciones de los “pequeños” clásicos de Breaking Bad como Francesca y Huell resultan maravillosas. Las alabanzas, a la postre, se quedas cortas.

Paciencia, tan simple como eso. Se le puede llamar un arte, un don, o calificar como una simple palabra. Lo cierto es que si la aplicamos a nuestro diario vivir encontraremos resultados positivos, más aún en una serie que desde el primer episodio demostró que estaba llamada a ser una de las grandes.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register