9×09 24: Live Another Day: 7:00 PM – 8:00 PM

Mientras todas las miradas van sobre las arriesgadas y ágiles acciones de Jack Bauer para proteger a Londres de un desastre terrorista, este 9×09 de 24: Live Another Day destacó cada tecleo mágico de Chloe O’Brian y la importancia que tiene en la vida de nuestro protagonista.

Jonathan Navarro

Las manos hábiles de Chloe nos llevaron en este 9×09 hacia una rectificación. Desde el engaño momentáneo del espectador hacia el triunfo de los “buenos”. Una victoria consagrada desde el momento en que la hacker logró meterse en el dron que mataría al presidente James Heller, y reprogramar una imagen con el supuesto objetivo. El mandatario de los Estados Unidos sobrevivió al misil del estadio de Wembley gracias a la velocidad productiva de O’Brian quien hizo tontos a los Al-Harazi.


Este montaje calmó los ánimos de Margot quien, engañada, cumplió su palabra y hundió cada uno de los aviones no piloteados. Sin embargo, y por una ojeada de Ian, los Al-Harazi se percataron de la trampa. Ante esto, rescataron el último de los drones para dirigirlo hacia la estación Waterloo y cobrar con sangre tal jugada.

A este notable truco se sumó el dato de ubicación de Margot. Con rapidez, Kate y Erik conformaron la primera dupla de ataque para detener a esta terrorista. Extendido fuego cruzado que lo concluyó Jack de manera brutal. Dio con el punto exacto y por una ventana entró y lanzó a Ian al vacío. Debilitó a Margot con un balazo en la pierna, redirigió el misil hacia el río Támesis y expulsó al rol de Michelle Fairley desde la misma ventana hacia el pavimento. Manteniendo el secretismo y el nivel de espionaje, nuestro protagonista consagró esta victoria con toda su sangre fría.

Abrupto final del bando antagonista. Quizás demasiado para un estilo policial y de acción que siempre apelaba a los interrogatorios y las indagaciones más profundas. De que fue extraña la manera en que Jack terminó con las vidas de los Al-Harazi, lo fue.

Adrian y sus maniobras

Resuelto el puzzle Al-Harazi, la historia de 24: Live Another Day se centró en las culpas de Steve Navarro y el manejo comunicacional de Adrian Cross, quien puso en apuros al director de la CIA en Londres para que le entregara el artefacto para controlar drones. Condición única para que el papel de Benjamin Bratt recibiera la ayuda de este hacker y, de ese modo, que su venta de secretos hacia China prosiguiera en las sombras.

El deceso del informático Jordan Reed por parte de un sicario contratado por Navarro inició la persecución de Bauer hacia este director. Un hecho que comenzó el desenmascaramiento de esta autoridad corrupta.

El impacto por la muerte de los Al-Harazi y la cero delicadeza de nuestro protagonista, dieron un salto hacia el segundo relato, el cual mezcla al inocente marido de Kate Morgan, al intermediario -Adrian Cross- y su especial relación con O’Brian, y a la herramienta de control de armas de defensa. Si es que llega a las manos de la interpretación de Michael Wincott, de seguro que los enemigos de EE.UU. tendrán algo más por decir (y hacer) en 24: Live Another Day con preciado artefacto.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register