9×04 24: Live Another Day: 2:00 PM – 3:00 PM

Jack Bauer consigue llegar hasta el teniente Chris Tanner y recuperar su llave de vuelo. La información de ese artefacto es la evidencia clave para comprobar la inocencia del militar y guiar todas las miradas hacia Margot Al-Harazi. Perseguido y acorralado, el ex director de la CTU tendrá una veloz e informativa charla con el presidente de los EE.UU., James Heller.

 

(BartonWBickle)

 

Se puede contar este 9×04 como el fin a la persecución de Jack. Su entrega y colaboración con la CIA en suelo londinense serán el nuevo contexto para evitar un ataque terrorista contra el presidente James Heller.

 

 

Pero lo realmente llamativo del episodio no fue la huida de nuestro protagonista por los recovecos de la embajada de EE.UU. Esta hora consagró la maldad de Margot Al-Harazi, quien para retener a Naveed, el piloto a cargo de manejar los drones y el ataque terrorista, le cortó el dedo a la novia de éste… ¿Y quién es su polola? Justamente Simone, la propia hija de Margot. Nada de amor maternal. El avance con misiles vale mucho más que el dedo de su niña.

 

 

Ya en esta cuarta hora las cartas de cada jugador han quedado expuestas. Luego de burlar la seguridad del edificio diplomático, Jack llegó hasta el teniente Chris Tanner y recuperó su llave de vuelo. Aquí el papel de Kiefer Sutherland reafirmó la inocencia del militar y le explicó el programa de control de drones creado por Derek Yates.

 

A pesar de que se ha ido aclarando el panorama gracias a la teoría de Bauer, la cual también ha generado sentido en Kate Morgan, hay quienes aún no creen en Jack y tienen la imagen de un prófugo con cartel de terrorista.

 

 

Ya acorralado por los marines, Bauer llegó al extremo de tomarse una sala de comunicaciones de la embajada, hacer un espectáculo con rehenes y dispersar a la seguridad con algunos disparos inofensivo. Todo para realizar la tarea mayor: Transferir los datos de la llave de vuelo de Tanner a Chloe como parte de las evidencias de los maquiavélicos planes que podrían afectar al mandatario estadounidense y a la comunidad londinense.

 

Pero eso no fue suficiente en el diálogo entre James Heller y Jack Bauer, donde el ex CTU, con la rapidez que lo caracteriza, le puntualizó cada uno de los peligros de los aviones no pilotados en manos de Margot. Sin embargo, la influencia del sigiloso Mark instó al presidente a dar el visto bueno para que los marines ingresaran y acabaran con Bauer.

 

 

Esta contrariedad se sustentó además en la soberbia institucional del presidente y sus colaboradores al asegurar la imposibilidad de que sus armas sean manipuladas por elementos externos, desechando lo planteado por Jack.

 

 

La incorrección de la agente Morgan, quien llegó antes que todos a la sala de comunicaciones, y el salto de fe de Bauer cerraron un episodio que llevará a Jack de vuelta al trabajo con más cabezas pensantes y mucho más organizado como un arrestado-elemento de la CIA en suelo británico.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register