9×01 y 9×02 24: Live Another Day: 11:00 AM – 12:00 PM y 12:00 PM – 1:00 PM

Jack Bauer comienza en Londres su “Día 9”. Un plan de rescate y una misión preventiva para el presidente de los Estados Unidos, James Heller, de un atentado terrorista accionaron con potencia este doble capítulo. Drones, hackers y política de bambalinas complementan las primeras y ajetreadas horas del ex jefe de la CTU (Counter Terroris Unit).

(@BartonWBickle)

¿Qué mejor mezcla que el retorno de un héroe solitario, un programa para manejar drones ajenos, un mandatario con síntomas de Alzheimer y un conflicto diplomático entre Estados Unidos y el Reino Unido?

En ese contexto el prófugo de la justicia gringa Jack Bauer inició su jornada en Londres. Escapando y dejándose atrapar la CIA con sede en esa ciudad europea. Sin decir muchas palabras, nuestro protagonista siguió un meticuloso plan para rescatar a su amiga (Aunque él diga que no tiene) Chloe O’Brian, apresada, dopada y castigada por haber filtrado información confidencial de su ex trabajo en la CTU (Counter Terrorist Unit).

En este capítulo doble, Bauer, un personaje golpeado por su historia y alejado de cualquier vínculo emocional, fue por la ayuda de O’Brian, quien ahora se dedica a ser hacker del Movimiento Información Libre (Una combinación entre Anonymous y Wikileaks), para evitar un conflicto mayor entre naciones y un ataque terrorista contra el presidente de los EE.UU., (y ex suegro) James Heller.

 

Con una logística de lujo, el papel de Kiefer Sutherland consiguió sacar a Chloe y dar con una primera pista sobre Derek Yates (Joseph Millson), un ex hacker de Información Libre, un sujeto que hacia el final de la primera hora rompió la seguridad militar estadounidense y que, desde su PC, consiguió dirigir un drone y lanzar un misil hacia una misión británico-estadounidense en territorio afgano. Y en este caso, toda la culpa se dirigió a Chris Tanner (John Boyega), el técnico militar a cargo de la nave no pilotada y que generó un drama castrense-diplomático con cuatro fallecidos: Dos de ellos británicos. Así se propuso la guerra interna. El odio entre aliados en un terreno alejado, pero con historia. Terrorismo, armas de destrucción masiva y fundamentalismo.

El responsable y creador de este programa se esforzó por esta herramienta para recibir un suculento pago de su mayor interesada: Margot Al-Harazi (Michelle Fairley), viuda de un reconocido terrorista y primer rostro con labores en un ambiente aislado.

 

El factor sorpresa vino desde este lado, porque la tarea que inició Margot, la vigiló muy de cerca, en un rol secundario, la “novia” de Derek, quien desde una inofensiva participación saltó hacia su realidad como Simone (Emily Berrington), la hija de esta viuda, asesina de su “pololo” y encargada de que este dispositivo llegue a las manos de su madre.

No más drones

¿Qué planteó este retorno desde el suspenso político? El repudio popular. Protestas por la sola presencia del mandatario estadounidense James Heller para un encuentro bilateral con el primer ministro británico Alastair Davies (Stephen Fry), y por la planificación militar norteamericana en el resto del mundo.

 

Los anticuerpos están. La bandera de EE.UU. es escupida por sus estrategias y maniobras de liderazgo mundial. Es por eso que ante el bullicio general, Margot ya encendió la chispa para una mayor enemistad con el ataque dirigido del drone y que le costó la vida a dos soldados británicos.

Ser potencia mundial no se aplaca a la figura de Heller, interpretado a la perfección por William Devane, pero que en estas primeras dos horas fue expuesto como un “viejito” senil, con una enfermedad que deteriora su mente y que lo coloca en una curva descendente desde el punto de vista de las determinaciones. En esa línea, no veo lógica en la teoría de Bauer sobre un posible atentado contra este hombre que por su estado de salud pronto emigrará al cementerio.

Pero siempre los planes alternativos del universo 24 están para lo inesperado. En ese caso podría existir un objetivo alternativo. ¿Ejemplo? La hija de Heller, Audrey Raines (Kim Raver), quien ya fue torturada por los servicios secretos chinos en sesiones pasadas, y que en este noveno día podría ser nuevamente moneda de cambio para el bando de los rivales.

Aporte

Fue la única que se percató de los planes de Bauer. Kate Morgan es parte de la sub historia de esta temporada con un hecho que la condena. Acusada de ser cómplice de su ex marido, quien vendió secretos de agencia al extranjero, el rol de Yvonne Strahovski está haciendo todo lo posible para mostrarse como un elemento valioso en la CIA, justo en su última semana de trabajo. Y por eso su acuciosidad e inteligencia son un concepto dual. En principio, éstos complicaron la planificación de Jack en el rescate con Chloe, sin embargo, su potencial está dirigido a ser una aliada en el escaso círculo de confianza del protagonista de “24: Live Another Day”.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register