7×14 «Los 80»: «Hasta siempre» (II parte)

LOS80.1170

La serie de Canal 13 se despidió para siempre con un capítulo que no dejó a nadie indiferente. Con encuentros y penas, la apuesta nacional bajó el telón luego de siete temporadas, las cuales cautivaron a los fanáticos con cada una de sus apasionantes historias. Sin duda, una joyita que quedará en el recuerdo colectivo.

Juan Carlos Muñoz

Emoción, reencuentros, llanto, arrepentimientos y felicidad. De todo un poco tuvo el espero final de «Los 80», que después de siete temporadas, bajó el telón con un capítulo que no dejó indiferente a ninguno de sus fanáticos.

¿Cómo? Tal cual, pues la felicidad de todos en la historia fue una señal potente del argumento inicial de la serie: A pesar de los problemas, la familia siempre es lo más importante. Y ALEJANDRAasí al menos lo quisieron dejar claro los guionistas, que a pesar de que varios pedíamos a gritos un desenlace distinto.

Es que según lo que se vio en las últimas temporadas, toda hacía indicar que Juan Herrera seguiría su camino de «hippie loco» con Alejandra, quien estuvo en el momento cuando Ana lo había desterrado del hogar. Y si hubiera sido así, nadie hubiese tenido nada que reclamar.

Sin embargo,  se optó por la reconciliación amorosa de un matrimonio que había estado en las buenas y en las malas tirando para adelante durante más de 25 años. Eso sí, la relación del padre de la «familia más querida de Chile» igual realizó su viaje junto a su nueva pareja, el cual le ayudó para darse cuenta de las verdaderas cosas que quería en la vida.

De todas formas, y más allá si gustó o no el final, la idea de «pasado-futuro» que tuvo la trama en su séptima temporada tuvo su momento de mayor esplendor en el capítulo final, donde vimos a los Herrera con hartas canas demás y reunidos para celebrar el aniversario número 50 de Juan y Ana.

Y aunque algunos criticaron la caracterización de los personajes, vale decir que no era una tarea sencilla, pero que de todas maneras, para mi parecer, logró los resultados esperados. Además, las actuaciones de «otro planeta» de Daniel Muñoz y Tamara Acosta compensan cualquier desliz de otro tipo.

Arrepentimiento

VIEJUJAOtro de los puntos altos del episodio final fue protagonizado por un angustiado Félix del futuro, el mismo que años atrás se había reconciliado con su madre pero que todavía no podía olvidar la noche de alcohol donde junto a Axel atropellaron y dieron muerte a un padre de familia.

Y en ese sentido, la serie vuelva a entregar un concepto de vida propio de la época y que se extiende a nuestros días: el que tiene plata, perfectamente puede librar de la justicia. ¿Les suena conocido?

En final, la cosa es que su amigo no sólo se fue al extranjero y nunca más se interesó por la muerte del caballero, sino que además su familia amenazó a Félix para que no abriera la boca para delatarlo.

Sin embargo, ese secreto lo atormentó durante todos estos años, y sólo con Sybilla fue capaz de compartirlo. Y claro, como a ella se le metió en la cabeza que «la verdad libera», no encontró nada mejor que contarle todo a Juan Herrera, quien fiel a su filosofía, lo obligó a ir a entregarle su verdad a la esposa del hombre fallecido.

Y fue precisamente en esta escena donde el Félix del 2014 justificó su participación en «Los 80». Con un llanto desgarrador y un sufrimiento que le salía desde el alma, se finalmente rompió el silencio y le reveló todos los detalles del fatídico accidente.

Y si bien queda claro que nada le devolverá la vida de su marido, el conocer la verdad siempre será bueno para ir cerrando ciclos e intentar a la larga encontrar la paz definitiva. 

Falsa alarma

Uno de los puntos más bajos del capítulo fue la historia inconexa de Don Genero. Claro, pues el «viejujo cascarrabias», a quien le habían dicho que le quedaban tres semanas de vida, PETITAfinalmente reconoció a Petita como su hijo, dejándole como herencia todas sus propiedades -que no eran pocas-.

Sin embargo, todo se trataba de una confusión del centro médico, el cual había confundido los exámenes. Por lo mismo, el emprendedor fanático de «su general» estaba más sano que una lechuga, tanto así que se anduvo arrepintiendo de dejarle sus pertenencias al pobre de Petita.

Y si bien esta escena desató más de alguna sonrisa, todo se desenvolvió de manera apurada, sin un clímax potente como se podría esperar en la previa. Una escena casi sacada de un programa de humor. Eso sí, Don Genaro se ganó mis respetos con su tremendo aporte a lo largo de todas las temporadas.

Tantán

El final del último capítulo fue lo más emocionante. Con todos los Herrera reunidos, cada uno con sus respectivas familias, comenzaron recordar los duros momentos por los que tuvieron que atravesar.  Sin embargo, todos tomando conciencia y aprendiendo de los errores. ¿Un ejemplo? El reencuentro de Ezequiel con la Nancy.

¿Lo malo? Se echó de menos que Lucas Escobar no tuviera participación en la escena final. Si bien era obvio, se extrañó ver su cara junto al resto de la familia. ¿Lo bueno? El Félix del futuro ya estaba mucho más aliviado y se iba a pegar un viaje a Suecia para ir en busca del corazón  de Sybilla.

De todsa formas, quien se robó la película una vez más fue Juan Herrera con su tremenda frase final. «Parece que no lo hicimos tan mal después de todo», le dijo a su esposa a su Ana, cerrando de manera perfecta una serie que dejará la vara alta de cara a las producciones venideras. Aplausos de pie para todo el elenco de «Los 80».

Gracias por tanto. Hasta siempre.

FINAL

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register