7×03 Sons of Anarchy: Playing with Monsters

portada (1)

Jax sigue con sus planes y manipulaciones que apuntan a una terrible guerra final, en un capítulo que nos permitió conocer mayormente a la nueva Sheriff de Charming y tuvo el esperado reencuentro entre Juice y el Club.

David Silva

Tercer capítulo de esta séptima temporada de Sons Of Anarchy y las cosas comienzan a tomar un rumbo cada vez más acelerado, si bien aún no con el frenesí del que fuimos testigos en temporadas anteriores (como la sexta, sin ir más lejos). En los casi 53 minutos de esta entrega, vemos como nuevamente Jax hace uso de la violencia tanto “justificada” como por placer, algo a tener en cuenta a futuro.

Desde un inicio vemos como en la sesión de esta semana entra en escena un personaje que se había mantenido inactivo pese a la importancia que tiene para el equilibrio en las calles. Se trata de August Marks, quien llevó a Teller sus preocupaciones sobre la matanza y el robo de armas y droga que sufrieron los chinos, y aprovechó la visita para hacer una sutil amenaza al líder de Samcro: Marks no teme en tomar represalias, aunque eso lo lleve a matar a alguien del Club.

Ante eso y la cada vez más tensa relación entre el heredero de Damon Pope y los Sons, es que Jax decide comenzar a reclutar aliados para una eventual futura confrontación, y fija su mirada en los One-Niners, grupo que había estado algo olvidado hasta ahora. La nueva hermandad se logró relativamente fácil eliminando algunos “problemas internos” de Laroy, ocasión en la que pudimos, nuevamente, ver la maestría de Jax para ejecutar planes y usar a la gente y a las otras bandas a su antojo.

foto-1

En tanto, un problema surge en Diosa, lo que termina con Gemma siendo agredida, Nero defendiendo a su damisela y la nueva Sheriff en el lugar. Así es como se da el primer encuentro entre Jax, Chibs y Jarry, lo que la uniformada aprovechó para dejar en claro sus intenciones y forma de trabajo, para nada ética si la comparamos con su antecesor.

foto-2

Otro de los puntos importantes de este capítulo es la aparición de Juice, quien se reencuentra con el vicepresidente del club y su mejor amigo, Chibs (que como que se robó el capítulo). La reunión, coordinada por Unser (quien tiene cáncer desde la primera temporada, pero los va a enterrar a todos), era para que Ortiz intentara ganar su regreso a Samcro, pero en vez de eso recibe un claro consejo por parte del irlandés: “toma tu pistola, ponla en tu boca y dispárate”, dejando ya sin opciones ni esperanzas a uno que hace rato es un muerto en vida.

Aun cuando todos los planes de Jax salen bien en su nueva alianza con los Niners, no debemos olvidar un problemita que se está gestando y que explotará cuando menos lo esperemos y de la peor forma. Se trata del asesinato de Gibby (alguien muy cercano a Jury), para inculparlo con lo ocurrido con los chinos. Esta vez Bobby es el encargado de hablar con el presidente de la sección SOA Indian Hills, quien lejos de olvidar lo sucedido parece estar tramando la venganza de su querido amigo/pariente/hijo/pareja/loqueseaquefuere.

Entre las cosas que pueden pasar desapercibidas pero sería bueno tener en cuenta hay una particular para mí, y tiene relación con Gemma y sus aves. En temporadas anteriores vimos cómo les hablaba, pero en este capítulo la vemos no solamente hablando con su cuervo (hubo un cambio entre unos canarios y este pájaro más relacionado con la muerte), lo cual no sería tan importante si no fuera porque le habla como si el animal fuera Tara, y no es la primera vez en esta temporada. La conciencia le pesa cada vez más a la líder de la familia.

foto-3

Otra cosa a la que hay que mantener la atención es a Nero y su evolución. Si de un tiempo a esta parte había regresado a las calles con una posición de “diplomático”, esta se ha ido quedando cada vez más atrás, incluso ahora siendo partícipe en una matanza de un grupo de negros, supuestamente responsables de un intento de robo de las armas de los Mayans. Si no me equivoco (espero no hacerlo y corríjanme si lo hago), es la primera vez que vemos a la pareja de Gemma empuñar un arma y matar a sangre fría. Sabíamos de su historia, pero no la habíamos visto.

Y hablando de sangre fría, ya había adelantado que en este episodio Jax usaba la violencia de forma “justificada” (con sus planes de venganzas y alianzas) y por placer, y así es como termina este capítulo. Una inocente visita de reconciliación de Gemma a su agresor finaliza con Teller dándole una golpiza al hombre, sin saber si termina matándolo o no (yo apuesto que sí). Un posible asesinato (o sacada de chucha con todo, por lo menos), que si bien va con el estilo de los Sons, era totalmente innecesaria.

foto-4

En fin, tercer capítulo y las cosas ya comienzan a tomar forma. Las alianzas ya se están formando y haciéndose cada vez más claras. De momento, todo va bien para Samcro y la nueva Sheriff parece no ser una amenaza mientras reciba su coima (atentos con un posible romance con Chibs), pero en contrapartida con lo bueno estamos siendo testigos de un Club mucho más personalista, lo cual se refleja en que en lo que va de temporada solamente hemos visto a los Sons una vez sentados alrededor de la Mesa.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register