5×11 Breaking Bad: Confessions

Walter White graba su particular “confesión” con un mensaje de guerra hacia Hank: Si caigo yo, también caerás tú. Mientras que ese Pinkman catatónico, filantrópico y sin saber qué hacer con su vida después de tanto evento traumático, despertó de su sueño y abrió los ojos para convertirse en una bestia, un energúmeno en busca de venganza.

Jonathan Navarro (@BartonWBickle)

Cada uno de los personajes del universo Breaking Bad se une a este concepto de la verdad liberadora, pero en sus estilos y particulares visiones. Pero la única confesión que cumplió a cabalidad su principio fue la historia inicial que contó Todd, quien con lujo de detalles le relató a su tío y sicario nazi, Jack, el cómo y cuándo participó, junto a White, en el atraco a un tren.

Las confesiones que observamos en esta once entrega fue una decantación colectiva y conclusiva de la verdad. Como una simple casualidad, por darse cuenta de que faltan piezas del rompecabezas o que el cigarrillo de ricina que descansó durante largas temporadas en una cajetilla ya no estaba donde se pensaba, dejó expuesta la trampa y la maquinación de la cual Jesse fue el actor principal.

El Pinkman catatónico, filantrópico y sin saber qué hacer con su vida después de tanto evento traumático, despertó de su sueño. Abrió los ojos para convertirse en una bestia, un energúmeno con la intención de quemar la casa de Walt como acto de venganza por haber sido un títere y por haber emponzoñado a Brock, el hijo de su ex, Andrea. Suceso donde todas las culpas se habían dirigido hacia Gus Fring.

Mi confesión

Walter Hartwell White teje esta trama: Graba un video donde inculpa a Hank de todas las redes narcos y megaproducciones metanfetamínicas. A media luz y a una única mentira hace una grabación donde el cocinero señala a Hank como el rey del mercado de la droga.

Este 5×11 enmarca los fallidos intentos del detective DEA por obtener una prueba que salve su carrera vs la mitomanía de Walt, quien se encargó de hacer una confesión trucha, donde empuja a su cuñado a abandonar su carrera.

Aunque las imágenes son sólo palabras y nada de evidencias, el papel de Cranston nos demuestra porque un simple profesor de química llegó a transformarse en Heisenberg. El sentido de la supervivencia y la actuación de Walt en esta falsa revelación, lo muestra en su esquina, siendo acorralado por los descubrimientos, pero enviando un mensaje claro: Si yo caigo, tú caes.

Hank mira la amenaza. La siente. En parte porque recibió, sin saberlo, plata sucia de Walt para financiar su recuperación luego de que los familiares de Tuco Salamanca intentaran asesinarlo.

¿Deal?

Previo a que Jesse desatara su furia, Hank le confesó que sabía Walt siempre fue Heisenberg. Por eso le ofreció un trato. Un intercambio de información para encerrar a su cuñado. Pinkman no rompe ningún código. Sintió que en esa jugada, Schrader estaba en solitario. El policía está cargando su derrota. Quiere seguir extendiendo su dolor: Su negación a contárselo a alguien en la estación de se rige a que esto es algo personal, algo familiar.

Heinsenberg se entera de este interrogatorio. Le dice a Pinkman que empiece otra vida. Que deje atrás esta historia con una nueva identidad. El papel de Aaron Paul expresa sus sentimientos y se quiebra. Percibe la nueva manipulación de White. Todo se cierra en un forzado abrazo. Un acto fraterno que se fue a la mierda. Justo antes de que Jesse estuviera listo para marcharse a Alaska, bajo un nuevo nombre y otra vida…Se percató que ese cigarrillo de ricina no estaba en la cajetilla.

El descubrimiento de la verdad fue la mejor imagen por parte de Jesse, una confesión de actitud. Un desenlace furioso que aguardará por la ignición de un fuego monumental en el 5×12.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register