5×10 Breaking Bad: Buried

Cuando Walter White luce abrumado, sin ideas de salvación y en un acorralamiento mental, Skyler consigue sacarlo a flote. La mujer de Heisenberg manejó de manera aceptable este décimo episodio. Sin embargo, esa postura dio inicio a la crisis familiar entre los White y los Schrader.

J.N.G (@BartonWBickle)

Skyler estuvo ahí para un Walt agobiado, acorralado y en medio de una crisis familiar de proporciones. El rol de Anna Gunn sacó toda su persuasión. Limpió la mierda mental de su marido, las culpas y las consecuencias que pueden acontecer con la certeza (eso sí, sin evidencias) de Hank respecto a su protagonismo en la producción de metanfetamina.

Buried” mostró a la esposa apañadora. La que está en las malas. Pero lo que transmite Skyler es algo que va más allá. Ella no quiere defraudar ni destruir la figura paternal ante sus hijos, y también, en su interior sabe que fue cómplice, co-protagonista a la hora de ocultar los enormes activos monetarios. La mujer de Walt se está salvando el culo.

En un episodio Hank comienza a tejer las primeras acciones, pero de manera soterrada, que pongan a Walt en la cárcel. Por eso dialoga con Skyler. Charla de pura tensión. Que mantuvo a la expectativa a los fanáticos. Sin embargo, el compromiso de la madre de Walt Jr. perduró con su marido. Contrato moral que incluso dañó su relación con su hermana Marie.

Asimismo, Skyler le hace saber a su esposo de su conversación con Hank. Que no confesó nada. Walt desconfía. Todo se da bajo un diálogo acerca de lo lejano de la felicidad. Para facilitar las cosas, Heinsenberg propone su entrega, siempre y cuando el dinero que ganado, se lo entregue a sus hijos. Pero el papel de Gunn fue más fuerte y sostuvo la debilidad de un Walt alicaído en Breaking Bad.

A pesar de que la conciencia de Heinsenberg estaba en lo más hondo, el honor restante de esta décima entrega se lo llevaron Huell y Kuby. Esta dupla de asistentes del buffet de Saul Goodman gestó la previa para la presentación de un Walter White en el desierto y con picota. Un Bryan Cranston trabajador de día y noche para enterrar los millones de dólares a su haber. Con una musicalización de los arenales. El protagonista dejó cada billete en la coordenada 34, 59, 20, 106, 36, 52. Números a tener en cuenta para el desenlace.

Entorno del enterrado

Al mal momento de Walt, los consejos pueden ser el mejor camino. Su abogado le da una idea que en un inicio parece alocada: Matar al cuñado. White se retuerce en su moral, debido a que nunca mataría a alguien de su familia. Pero en serio ¿Alguien como Walt tiene códigos? Contradicción vital de un personaje que a lo largo de la serie se ha mostrado como alguien que sólo le importan los fines y no los medios.

La sensación que transmitió Schrader en este episodio fue clara: No va a pedir ayuda aún, hasta que el caso tenga evidencias y se sustente por sí solo. Hank sabe que después de este caso, su carrera terminará. Haber estado más de un año tras un hombre que lo tuvo tan cerca, es una derrota profesional, un acto indecoroso. Una caída dolorosa.

Al que madruga, Jesse lo ayuda. La misión a lo solidario de Pinkman ayudó a un montón de gente. Pero le valió terminar en interrogatorio. Instancia donde Hank aprovechará la chance de obtener un testimonio más sustancial contra Walt. ¿Le podrá sacar palabras al catatónico papel de Aaron Paul?

En tanto, Lydia presencia la baja calidad del nuevo producto. El origen de su déficit con los actuales productores. Esta representante de los intereses checos, confirmó la mediocre droga, para dar paso a una masacre. Un baño de sangre que trajo de regreso a Todd con su tío Jack, el hombre armado y líder de estos soldados.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register