5×05 Modern Family: The Late Show

phil

Por meses Jay intentó reservar una mesa en su restaurante deseado. Se la dieron pero la familia hizo todo lo posible para estropear el momento. Sin embargo, el alcohol demás en el cuerpo o no haber desayunado sirvió para que el patriaca igualmente tuviera su gran momento.

Cristóbal Meléndez Martin @melepasajero

Nuevamente Modern Family nos regala un entretenido capítulo teniendo como eje central la reunión de los adultos en una cena inolvidable. Cada uno se prepara a su manera, con un Phil usando un traje muy ajustado para impresionar a Claire, mientras ella se preocupa por dejar solo en casa a Luke. Por su lado, Cameron y Mitchell tienes sus típicas discusiones por la vestimenta, en especial cuando se ponen lo mismo. Y Gloria se atrasa más de la cuenta porque quiere lucir como una reina, si no fuera suficiente con…

Con todos estos inconvenientes,  Jay debe aguantar la rabia de llegar atrasado. Es que a la familia le cuesta organizarse, a pesar que Alex cuida a Lily y Haley con Manny al pequeño Fulgencio. Tata precaución con Luke terminó con el muchacho creando un verdadero campo de batalla en su casa, por eso termina yéndose donde su abuelo para cantar con los demás.

Un gran momento del capítulo fue cuando Cameron y Mitchell se ponen la misma ropa, el abogado se sacrifica y se cambia de vestimenta, no sin antes -en el final lo confiesa- batir una lata de soda para arruinar y obligar a Cam ponerse otro traje.

650x433xmatching-outfits_650x433.jpg.pagespeed.ic.JebUeUEs-8

Con todos en plan de complicar las cosas, llegan al restaurante pero aún no logran agarrar mesa porque siempre alguien sale con algo que lo impide. Acá vemos grandes secuencias con toda la vanidad de Gloria, la impaciencia de Jay, las mañas de la pareja gay y todo el encanto de un Phil que logra escuchar de boca de Claire un “te ves sexy con ese traje”.

El tiempo se ha agotado y la mesa de Jay no está disponible. Pero en vez de reaccionar molesto, termina cayendo en la tentación de unos tacos, pasando un grato momento con todos sus seres queridos. Quizás fue el alcohol, o no haber desayunado en el mañana, lo cierto es que el patriarca se tragó toda la rabia para disfrutar de las pequeñas cosas de la vida. Una gran moraleja para un muy entretenido episodio.

 

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register