3×13 Wilfred: Regrets

¿Wilfred podrá ser una especie de figura de adoración mítica, de credo y religión? Ryan pasa por un momento doloroso y éste le abre los ojos. Un final de temporada donde el abogado sufrió más de la cuenta y donde el perro de acento australiano, en compañía de Bruce, consiguieron mantener a flote el término de la comedia. Buena participación de James Remar (Hank Newman). Este padre alejado, quien refrescó la historia, a pesar de la reticente mirada de su hijo.

Jonathan Navarro (@BartonWBickle)

Un desenlace de temporada donde el origen de Wilfred se gira hacia lo chamánico. Una conclusión donde la imagen del padre controlador y de mala energía, nunca fue así. Que haya tenido que fallecer Henry, el padre de Ryan, abrió la mirada panorámica de nuestro protagonista. Sesgado por años de incomunicación y por la influencia del propio perro parlante por cortar esta relación.

En “Regrets”, Ryan se arrepiente de haber tratado tan mal a su padre. Tras la partida de un ser querido siempre vienen los cuestionamientos. Todos son buenos. Tanto nuestro protagonista como su madre, concuerdan en que quizás Hank nunca fue tan oscuro. Sólo hacía su mejor esfuerzo para controlar a un par de orates. Al darse cuenta de esto, Newman lanza todo su enojo a Wilfred.

El rol de Jason Gann estaba de vuelta tras una estadía en el veterinario. Y estaba cabreado. No por su salud, sino porque olfateó que Jenna había engañado a Drew. Ryan oyó previamente todas estas palabras hacia el desconocido que se metió con ella. En este caso el “otro” se personaliza en Newman. El domesticado incluso amenazó con cortarle las pelotas al que se la haya comido.

A lo laboral

Ryan se dedica a buscar trabajo. La traumática experiencia laboral con su viejo lo insta a querer formar una organización legal sin fines de lucro. Se reúne con su papá para conversar de la idea. Éste le ofrece volver al buffet, por algo parecido a lo que desea.

El papel de Elijah Wood acepta. En su primer día se encuentra con una indignada Anne, su ex arrendataria. La verdad asoma: A cambio de la libertad condicional de su novio, la ex inquilina aceptó espiar y colocar algunas cámaras en la casa de Ryan. Todo por mandato de Henry, quien de paso no cumplió su palabra con la otrora compañera de casa de su hijo.

El ilegal método de Henry para controlar o saber cómo está su hijo, mostró imágenes inquietantes para cualquier padre. Ryan hablando “solo”, es decir, a Wilfred. Pero él no cuenta, los perros no discuten. De esta forma se manifiesta la preocupación del papel de James Remar por estar al tanto de la condición mental de su retoño. Newman queda expuesto y con la opción de tratar con especialistas sus charlas de locura o de trabajar para su padre.

Nada de eso. Decide emigrar. Wilfred se ofrece a acompañarlo. Momento que se cierra con un abrazo fraterno. Tramo clave, donde el animal de acento australiano se percata que Newman es la persona con la que Jenna le fue infiel a Drew.

En una escena algo ridícula y veloz, Henry llega a la casa de su hijo. Intenta quitar al perro furibundo de encima de Ryan, mientras éste le trataba de explicar la situación. Justo cuando Hank estaba quitando al perro, se tropieza y cae por las escaleras. Muerte, funeral y una dispersión total. Un suceso que abre nuevas perspectivas.

Sello

Luego de ordenar algunas cosas en la oficina de su padre, Ryan da con una carpeta y con una carta, una dirección, un remitente y el sello especial que aparece en el dibujo de infancia que ha marcado toda esta tercera temporada.

El abogado se dirigió hacia a ese lugar. Escena de selva, árboles y alejado de la urbe. En ese espacio Ryan encuentra una estatua caída y rota con la forma de Wilfred. ¿Chamanes, adoración u otra categoría de credo para profesar? Newman se encontró con una efigie para la extrañeza. Una línea de relato que ya tomó la pista mítica.

Por la cuarta

Regular sesión. La inclusión de James Remar refrescó la historia, a pesar de que su entorno como personaje se veía un tanto oscuro y malvado por la visión de Ryan.

No voy a catalogar a ningún episodio como el peor. Creo que se cumplió una expectativa básica y se consiguió el puente para seguir en otra sesión con la búsqueda de respuestas en el origen de Wilfred. Eso sí, destaco el 3×10, “Distance”. La participación de Dwight Yoakam como Bruce siempre da garantías.

Y aunque Bruce, y en su mayoría Wilfred, entregó humor a los seguidores de esta producción de Fx, la tercera temporada de esta comedia dramática fue más dolor, desilusiones y decepciones que risas. Se cargó la balanza hacia el papel de Ryan con la compleja relación con su vecina y el ya resumido y ahora acabado trato con su padre.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register