3×11 y 3×12 The Killing: From Up Here/ The Road to Hamelin

Hasta que se supo. Por fin el gran misterio de la temporada se resolvió. Y claro, estábamos en presencia de la season finale, tener lo contrario hubiera significado una verdadera ola de críticas para la serie. Pero no, una gran temporada tenía que bajar el telón respondiendo los más interesante. Hubo sorpresas que a más de uno le sacudió la cabeza.

Cristóbal Meléndez Martin (@melepasajero)

En el análisis del capítulo seis (ver review) tiraba mis apuestas sobre el asesino. No con el afán de decir después: “Lo supuse, le achunté, estoy listo para ganarme la lotería”, sino más bien para analizar y debatir sobre mi sospechoso. Una vez terminada la revisión de la season finale, digo con orgullo “me equivoqué”. Es que para este servidor el desenlace fue muy sorpresivo, si bien a lo largo de los dos últimos episodios la cosa se puso un poco predecible, durante de la temporada supieron jugar con el misterio. Eso permitió disfrutar de gran manera el final, no exento de aspectos criticables.

Pero vamos por partes, ya que tuvimos aproximadamente 90 minutos de varias cosas interesantes. En From Up Here, vimos despedidas, realidades e intentos de cambio. Dannete intenta cerrar la herida de la desaparición de Kallie, Lyric busca rehacer su vida trabajando en un local de comida rápida, pero vuelve a caer en los flagelos que le presenta la calle. Twitch parece dejar de lado las drogas. Francis renuncia a su trabajo en la cárcel dejando a Evan al mando. Así, comenzamos el adiós de los personajes secundarios, incluida una misa a la memoria de Bullet. La antesala ideal para el clímax.

tkfromuphere Sarah vuelve a caer en los brazos de un Skinner que prepara su divorcio. Mientras, Holder se disculpa con su novia y con Reddick. Con estos detalles, el 3×11 parecía un episodio normal, pero un cuerpo calcinado cambia el rumbo. Holder constata que el cuerpo se es de Angie,  empezando a atar cabos sobre que un policía es el verdadero culpable. Todas las sospechas apuntan a Carl. Una información que mantienen en secreto Stephen, Sarah y James. Parece que el asesino está en aprietos, por lo cual decide secuestrar a Adrian. ¿Los motivos? El pequeño lo conoce, lo vio por accidente “condenando” la vida de su madre.

Acá entramos en la primera acción criticable desde mi punto de vista. ¿Era necesario secuestrar al niño? ¿Con todo lo que ha pasado, cómo se va solo desde el colegio a su casa? Dudas que los guionistas intentan apaciguar afirmando que el asesino serial se encuentra con la soga en cuello ante lo rápido que Linden y Holder van descubriendo nuevas cosas. Una de ellas, y muy importante (y a la vez rebuscada) fue visitar el hogar de la primera víctima, quien era vecina de Reddick y asistía a un programa especial de la policía gracias a él. Se suma, además, que justo asuntos internos comienza una investigación hacia Holder.

El camino apunta a Carl Reddick. Desde ese instante se torna previsible el giro que nos tienen preparados, pero también es lógico james skinnerpensando que sólo en 90 minutos debían plantear los escenarios. Y la forma en como se desarrolla el gran evento estuvo muy bien lograda, en especial gracias a la actuación de Mireille Enos. En pleno hogar de Skinner, ve con total incredulidad como la hija de su jefe tenía el anillo de Kallie. Ahí comienza la transformación de Linden que asimilando los sucedido apunta con su pistola al hombre. Momento culmine del episodio, ¡el asesino serial es James Skinner! Como lo dije en la bajada, no esperaba esa resolución, lo cual me agradó. Aunque también comprendo a aquellos que lo tildan de “típico” sabiendo que se trata del hombre que compartía sentimientos con la protagonista. Luego empieza el trayecto de las confesiones y lamentos en busca de Adrián en la casa en el lago. Mientras Holder utiliza todo tipo de artimañas para zafar de asuntos internos, ayudado nuevamente por Reddick.

Skinner cuenta los orígenes de su motivación. Todo partió con su primera víctima, “un accidente”, según el policía. Después, el deseo de limpiar las calles, de sacar a las chicas de su “no vida”, de su pobre fortuna, de ser una carga para sus padres, de su drogadicción y prostitución. Argumentos que no son suficientes para una Linden que acumula más rabia y desprecio.

Con la tensión a mil, paran en un bosque en donde Skinner juega con Linden diciendo que Adrián estaba muerto en la maletera del auto. Sin embargo, el joven Seward fue encontrado en el cementerio por Carl. Todo esta estrategia fue para que Sarah demostrara su “verdadera personalidad”. La detective no escatima y le dispara a James. Holder llega al lugar (sabía donde se iban a dirigir) y le suplica que no lo mate. Sarah Linden no hace caso y le dispara nuevamente a Skinner. Lamentos de la mujer y fin. Sí, así terminó la tercera temporada de The Killing, dejando abierta la posibilidad de una cuarta entrega.  No se cerró la historia, dejando grandes dudas sobre el paradero que le depara a la policía. ¿Final abierto?

KILLING

A pesar de unos pequeños detalles fue un muy buen cierre, principalmente acompañado de una gran temporada. Algunos hablan de un homenaje a la excelente película de David Fincher “Se7en”, es especial por el final.  Yo me quedo con el nivel de las actuaciones, la ambientación y una historia que supo atrapar. Cuando quieres con ganas saber quién es el verdadero asesino, es porque están cumpliendo con la máxima regla: enganchar. The Killing se despide -¿por el momento?- mejorando varios aspectos con respecto a sus temporadas anteriores. Si llega una cuarta temporada, bienvenido sea, pero sino, siempre será un ejercicio extra pensar en qué pasó con Linden, o qué sería de la vida de Holder. Ahora es tu turno ¿qué te pareció la season finale?

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register