3×11 Wilfred: Stagnation

Un episodio donde se pone en peligro la única entrada de dinero de Ryan. Teme que su arrendataria, Anne, se marche a otro sitio. Se hace la quejumbrosa idea de volver a trabajar. En tanto, a Wilfred le llega compañía y su olfato nos entregará grandes revelaciones.

Jonathan Navarro (@BartonWBickle)

El pausado y extenso parón de Ryan para trabajar como abogado se estaba justificando por la sucia y extraña compañía de su arrendataria, Anne. Al igual que en “Comfort”, Newman es empujado a salir de esta apacible vida. Porque este “estancamiento” transformó la realidad del protagonista, quien se volvió más fanático de las consolas de videojuegos y los legos estilo medieval. Síntoma de que su estadía como persona estaba yendo a la baja.

La once entrega pone en peligro la única entrada de dinero de Ryan. Teme que su inquilina se marche a otro sitio. Se hace la quejumbrosa idea de volver a trabajar. Todo este tiempo de tranquilidad financiera y decantación familiar, le sirvieron para darse cuenta de lo que realmente quería hacer con su tiempo. Pero se queda en eso: Pensamientos y contemplación.

Ryan le consulta a Anne porque pretende irse. Ella le explica que tendrá al perro bulldog de su novio, Phil. Él no puede cuidarlo debido a que está en la cárcel. Por eso estaba buscando un nuevo lugar. Para no complicar la existencia del abogado con dos perros en un mismo sitio. Newman se lo impide. Le dice que no tendrá problemas.

Wilfred se opone. Marca su territorio y amenaza con que violará al próximo huésped. Lo complejo de la situación se da cuando la arrendataria le advierte al dueño del espacio que Phil, en realidad es Philippa. Una hembra en celo.

Un contexto de especial cuidado con Wilfred que finalmente terminó en un fulminante amor del can de acento australiano hacia las feromonas de Philippa. El rol de Jason Gann se mostró motivadísimo por salir y pasar el tiempo con su eventual “glory hole”. Sin embargo, Ryan le explica que no se topará con ella.

Dualidad de relaciones. Newman también le explica que Philippa sólo puede procrear una vez en su vida y que debe hacerlo con alguien de su misma raza. Wilfred cuestiona este método y le pregunta a Ryan si es que le gustaría que a los humanos los relacionaran así. El papel de Elijah Wood dice que es distinto debido a que ellos son humanos. Golpe a la raza y la distinción entre seres vivos. El can acusa de “nazi” a su amigo.

Ryan frena la avanzada de amor y coloca un compuesto en la nariz de Wilfred, algo que evite el crecimiento de su atracción por la perra que está cuidando Anne. Wilfred responde y pone a su amigo bajo la misma lógica de crianza entre perros de misma raza. Extrajo semen de Ryan y gestó el juego mental de que con esos espermatozoides fecundaría a Kristen. Haciendo un símil a lo que podría vivir Philippa al copular con alguien de su mismo árbol genealógico. De la combinación entre hermanos, Wilfred aventura que la nueva criatura podría llamarse Rysten.

Pero sólo queda en una amenaza. Un susto para que Ryan salga de su detención laboral, y así empuje a Kristen a buscar alguna pareja post divorcio.

Newman le pide a Anne que abandone su casa, junto a Philippa. Wilfred además se da cuenta de que la última visita no era tan atractiva. Su olfato lo había engañado.

Anne se va y Wilfred no alcanza a despedirse. Pero sí entrega una peculiar confidencia. Respecto a la ahora ex arrendataria de Ryan, dice que quizás, al bebé que está esperando le podría colocar Andrew. Ryan no comprende…hasta que ve a su vecino, y esposo de Jenna: DREW.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register