3×06 The Killing: Eminent Domain

En la última review apuntamos que estaban dejando de lado la conexión del caso actual con el de Ray Seward. Sin embargo, era cosa de tiempo para retomar esa senda interesante entregando un valor agregado hacia la verdad.

Cristóbal Meléndez Martin (@melepasajero)

Y las verdades son las que quiere conocer Dannete sobre el paradero de su hija, acusando a su novio Joe Mills de estar detrás de la desaparición de Kallie. El final de Scared and Running ayudó a la especial madre a comprender lo grave de la situación. Pero Joe ha escapado no dejando rastro.

Capítulo de escapes, de diversas formas en The Killing. En la cárcel, Alton decide adelantar su juicio suicidándose con una cuerda en su celda. Seward intenta evitarlo, pero el hombre ya está decidido en terminar su destino. Por otra parte, Angie, la niña rescatada en la clínica veterinaria no da grandes pistas sobre su captor, para luego escaparse. ¿Cómo Reddick, con su experiencia, deja que una niña huya tan fácil? O son pistas falsas para distraernos o el compañero de Holder tiene una cara de estar envuelto en el caso…

El episodio giró en torno a la conexión de los asesinatos con lo sucedido con Ray. Linden obtiene un gran dato de los padres adoptivos de Adrián, el cual lo lleva a visitar el antiguo hogar de Seward donde ocurrió el asesinato de su esposa. Ahí, sigue la rutina de Adrián durante esa noche, descubriendo que el chico vio al asesino desde el closet donde se escondía.

Sarah no quiere perder tiempo y visita a Ray para contarle estos nuevos datos asegurándole que él no asesinó a su esposa, que colabore conversando con su hijo. Pero está tardía convicción sólo logra desencajar a un Seward que le recrimina por qué “justo ahora” viene con esta historia.

Todo indica que Seward es inocente, su reacción ante Linden refleja una rabia contenida por todo lo que ha pasado. Destacar, además de este diálogo, la conversación que tuvo con su padre, quien también es un convicto. Así, conocimos un poco más de la infancia del hombre, y la vida que ha tenido.

No podemos dejar de mencionar a Bullet, quien finalmente encuentra en Lyric la aceptación. Un tierno beso que sirve para olvidar los malos ratos que han pasado las muchachas.

Para finalizar, Linden y Holder llegan a Beacon donde un mural con fotografías de todas las chicas, parecidas a las que tienen en la estación policial, llenan las paredes de una de las oficinas del “cuidador” de los jóvenes. Un nuevo sospechoso sale a la palestra en un capítulo rodeado de varias cosas positivas.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register