3×06 Hannibal: Dolce

Despojos de mezclas humeantes, las salpicaduras del fin de una era y la eficacia del dinero. Eso nos dejó el review del 3×06 de Hannibal: Dolce, un episodio que de seguro recordaremos por un memorable grito ahogado.

Jonathan Navarro

¿Dónde está la dulzura de este 3×06 de Hannibal? Para este servidor, en tres momentos. La caleidoscópica sesión de sexo entre Margot Verger y Alana Bloom. Sucinta intensidad; el intento a medio camino de apertura craneal del Dr. Lecter con un adolorido Will; y la mayor alegría de todas se enfocó en el desenlace. En el sometimiento como ganado de Hannibal y Will por parte de Mason. Porque el dinero sí que puede hacer milagros.

Eso desde la pura extracción a lo más llamativo de un episodio que despidió la clandestinidad lecteriana. El adiós al Dr. Fell se dio con un miembro menos de la polizia, tras el asesinato de Pazzi; y la exposición total de Hannibal Lecter en los computadores policiacos.

“Dolce” dio paso al puntapié de una caza a gran escala que comparte caminos con la ya iniciada por la interpretación de Joe Anderson. La conclusión es que todos quieren a Lecter. Codicia y fama por dar con el criminal. Echaremos de menos esa clandestinidad de ser de este psiquiatra. La que se dio con mayor claridad en la primera sesión.

Ciao Florencia

Fue en Florencia, la ciudad sus inicios como artista, gastrónomo y asesino, que terminó su verano de San Juan. Molido aún por la paliza otorgada por Jack Crawford vimos el reencuentro de nuestro protagonista con Will. Escenas a la nostalgia y al desprendimiento de Lecter a SU ciudad. Con este ánimo de término de ciclo, Hannibal conformó su última cena en suelo italiano.

Con un adormilado Graham y con la visita de último instante del rol de Laurence Fishburne, el papel de Mads Mikkelsen se despojó de su mezcla humeante (escena que me recordó a la intro de True Detective I) y trató de ingresar literalmente en la mente del papel de Hugh Dancy. Óptima entrega de Fishburne, quien representó el estupor ante la inminente muerte de Will, pero limitado a un grito ahogado por las ataduras y drogas dispuestas por Hannibal. Los efectos de las salpicaduras de sangre de este 3×06 serán inolvidables.

Sin embargo, un “algo” frenó esta comida. Fue drástico el cambio. Un ente desconocido paró en seco la belleza del fin de una era y nos llevó al triunfo del dinero y la venganza, pues cabeza abajo, Will y Hannibal ya se mostraron al público como un producto más en las despensas del deformado Mason Verger. Miles de kilómetros y horas de viaje quedan en incógnita.

Ahora toda la acción se trasladó al palacio de la codicia, el renombre y el anhelo por pulir y llevar a la grandeza al apellido Verger.

[Opinión] 3 apuntes sobre «Contorno», el 3×05 de Hannibal

1 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register