3×06 Falling Skies: Be Silent and Come Out

Este espía no tiene una pizca de Edward Snowden, el ex agente CIA que confirmó que en EE.UU. están muy atentos a las llamadas telefónicas y a las interacciones en la red. El topo en el universo Falling Skies, Hal Mason, el dominado por los Espheni, secuestró a su padre en “Be Silent and Come Out”. Todo para obtener información sobre el arma que están construyendo los Volm.

Jonathan Navarro (@BartonWBickle)

El espía que está en boga es Edward Snowden. Ex CIA que divulgó a través de los medios un tema que siempre se sospechó. EE.UU. supervisa las llamadas y movimientos en las redes sociales de su nación. En paralelo, la ficción coloca a Hal Mason como el topo de Charleston, como un traidor que debe ser condenado. Y en algún punto Snowden y Mason se relacionan: Ninguno de los dos la han pasado bien trabajando a hurtadillas y entre tanto secreto.

Bajo la misma mirada de filtración de información y entrega de datos al otro bando, en el mundo Falling Skies, Hal Mason confirmó en sociedad su faceta de topo y la de eventual asesino de Arthur Manchester (Terry O’Quinn). Se destapó una incógnita de la tercera temporada. O a lo menos así está dirigido. Hal, el dominado mentalmente por Karen y los Espheni, cómplice de la captura de Anne y Alexis Glass-Mason, secuestró a su padre para obtener información acerca de la secreta construcción de los Volm. Si colabora, el profesor podría recuperar a su pareja e hija.

El sentimiento de traición en esta comunidad se expande. Y más cuando entre los engañados está John Pope. Y algo tiene de razón. Murieron amigos y grandes soldados: Todo a raíz de las maniobras del topo. Todo está en contra de Hal. Sin embargo, la historia deja abierto un flanco hacia otro eventual espía. Una mano oculta que también pudo estar involucrada en la muerte de Manchester.

Con una camioneta y un perímetro cerrado, Hal espera salir de Charleston con su prisionero. En el exterior del edificio donde Mason retiene a su padre, con una estrategia que incluyó a sus hermanos, Ben y Matt, además de la novia de Hal, Maggie, se intentó contener al hijo mayor de Tom Mason. El dispositivo que lo controlaba, cedía ante los recuerdos familiares.

Hal es detenido. Llegó inconsciente a la enfermería de Charleston luego de que una bala le rozara el cráneo en un intento por suicidarse.

La teoría de que el dispositivo Espheni sigue en la cabeza de Hal motiva a Tom a un último recurso. Los skitters rebeldes poseen un remedio que puede matar al cuerpo extraño que domina al novio de Maggie. Pero si el artefacto ya salió de su organismo, la eventual cura, podría matarlo.

El tratamiento skitter confirmó el gran nivel de los efectos especiales que se han utilizado en la producción TNT. Una ola de polvillo oscuro se metió por los ojos de Hal en busca de esta herramienta alienígena. Operación compleja que finalmente salvó la vida del ex topo.

En tanto, el juicio popular se acerca. Y para eso está el papel de Colin Cunningham. Éste anima a las masas y grita a viva voz la condena que podría sufrir Hal: Espionaje, asesinato o, también dentro de las opciones, nada. Para Pope la traición a la nación Charleston y en especial a la memoria de sus cercanos es el comienzo de un ajusticiamiento público.

Con la recuperación de Hal, deviene la dimisión exprés de Tom a la presidencia (Marina Perlata toma el mando) y la información exacta del paradero de Anne y Alexis. “Be Silent and Come Out” dirige sus líneas de relato al combate personal de los Mason vs. Los Espheni. Por lo menos así se reafirmó con un desenlace encaminado al núcleo familiar, el honor y la búsqueda de la justicia.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register