3×05 Homeland: The Yoga Play

Derrota política y desolación. El arribo de una pieza fundamental de los ataques de Langley pondrá a Carrie en el proceso de infiltración que siempre planeó Berenson. Un primer buen paso que será el contrapeso de un muy mal rato de Saul con el senador Andrew Lockhart.

Jonathan Navarro (@BartonWBickle)

El encuentro entre Carrie Mathison y Majid Javadi (Shaun Toub) concluyó un episodio que celebró una infiltración brusca y violenta.

Además este quinto episodio mostró el aislamiento de nuestra protagonista. La derrota política de Saul por convertirse en el director oficial de la CIA, junto a la noble tarea de Peter Quinn por proteger a su compañera en el inicio de la operación secreta que pretende sostener esta sesión de Homeland.


Lo que está penando en esta etapa es la ausencia de Brody. En su escasa participación, su familia no lo hace muy bien. La crítica sostenida al conflicto interno de Dana transformó al juego de espías en una situación individual y poco amigable para los que estábamos inmersos en lo planteado por personajes como Nicholas, Saul, Carrie y hasta Quinn.

“The Yoga Play” resulta reconfortante por el fin de la escapatoria idealista de la hija de Jessica junto a su novio Leo. Esto se abre a la esperanza de ver en qué se encuentra el ex congresista, y la nueva “relación laboral” de Carrie Mathison con el iraní recién llegado a Estados Unidos, y sindicado por la CIA, como uno de los principales responsables de los ataques en Langley.

No tendrá el puesto

Estas reuniones de poder demuestran lo más rancio del poder político. Saul  Berenson se interna en estas juntas de hombres con influencias, donde espera algún adelanto o spoiler que confirme su nuevo cargo, pero ahora en lo más alto de la agencia secreta.

Pero este oscurantismo y señal de derrota para el papel de Mandy Pakinkin lo trajo a la práctica la participación del senador Andrew Lockhart: El designado y próximo encargado de la CIA, en desmedro de Berenson.

En los últimos episodios observamos cómo Saul planteó esta defensa a ultranza de la agencia, bajo una operación secreta que incluso pasó por encima de la salud y la estabilidad del rol de Claire Danes. Pero que de fondeado quedó poco. A final de cuentas siempre estuvo al tanto el próximo director de la CIA.

El capítulo fue un topetazo de realidad para Saul, quien tendrá dos semanas para detener a Javadi tras el cara a cara con Mathison, prácticamente en la soledad absoluta si no fuera por la atención de Quinn. Desolación neta para una operación donde cada movimiento de Carrie, siempre estuvo delimitado por la mirada de este hombre proveniente de Irán.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register