3×03 y 3×04 Wilfred: Suspicion/Sincerity

La necesidad de Ryan por mostrarse como una figura paterna para Joffrey, su sobrino, demuestra la convención por unificar y conformar familia en “Suspicion”. Mientras que en “Sincerity”, Wilfred vuelve a la escuela, en una oda a lo absurdo que puede llegar a ser un amo con su mascota.

Jonathan Navarro (@BartonWBickle)

La soledad, los escasos proyectos profesionales de Ryan y sus extensas jornadas de reflexión con Wilfred en el sótano, lo mantienen en una independencia como persona. Sin raíces y sin demasiado contacto con su familia.

Su concepto de familia se reduce a una madre en una institución psiquiátrica, un padre al que no quiere ver por sus malas prácticas como jefe, y una hermana algo frenética y exigente. En “Suspicion”, el experto en leyes intenta ser mejor persona. Por eso se ofrece a ser el cuidador permanente y figura paterna de su sobrino, Joffrey.

El intento por ser un hombre modelo, con otro tipo de responsabilidad, sacaron a Ryan de su ejercicio mental y discursivo con Wilfred. Su preocupación se dirigió a su hermana y la seguridad de este bebé.

Wilfred, un espectador de este proyecto de familia, está soltero. Se divorció de Bear. Así la vida le va mejor.

Ryan por primera vez en mucho tiempo ocupa el rol de niñero con su sobrino. Una especie de figura paterna y protectora de Kristen. Un ícono aprehensivo que analiza y cuestiona a Michael, el pretendiente de su hermana. Duda de las intenciones de este médico. Wilfred echa más leña al fuego y dice que este doctor olía a “partes bajas de otra mujer”. Newman cree que esto lo inventa el can para sabotear el intento de Kristen por formar una nueva relación.

Wilfred trata de sustentar su argumento al guiar a Ryan a una maratónica persecución por pistas, que entreguen más datos de la personalidad de Michael. El hombre con su perro dan con un club de strippers.

El abogado encara a Michael sobre una posible salida con una prostituta en un burdel ilegal. Él sale jugando: Como ginecólogo trabaja en un voluntariado en el que atiende a trabajadoras sexuales que no tienen seguro médico y que están como ilegales en el país. Esta recopilación de información asusta a Michael, quien termina de mala forma la cita con Kristen.

La responsabilidad familiar llegó a golpear al rol de Elijah Wood, quien tuvo que resguardar la seguridad su sobrino para comprender que la única familia leal, valedera y originaria es Kristen.

Sincerity

No hay mayor acto de sinceridad que retomar un proceso de aprendizaje a medio camino. Wilfred demuestra intención de participar en un curso de adiestramiento animal. Hace berrinches para ser parte en una instancia creada por Kim, una ex compañera de escuela de Ryan.

Sin embargo, la serie FX se la juega al abordar el tema de quienes adiestran a sus mascotas, los que cambian el comportamiento animal y, en los casos más extremos, los transforman en colorinches e irrisorios accesorios para deambular en la ciudad.

La sumisión animal, la supuesta ternura de los animales al ponerles atuendos y el avance hacia la libertad. Wilfred pasó por todo eso en “Sincerity”, con un análisis perruno de la injusta realidad.

Ryan se involucra en este curso de adiestramiento con Wilfred. El perro se llega a arrepentir de su regreso a la escuela. Ningún perro lo sigue. Va solo en su rebeldía.

Pero la segunda intención de Ryan estaba en la organizadora y gestora de estos entrenamientos: Kim. Wilfred piensa que su amigo está buscando otra “Amanda”. Él lo niega. Su sentimiento nostálgico por ella es real. Siempre le gustó.

Fue por eso que el presente benefició al papel de Wood. Hace un par de años ella nunca habría aceptado salir con Ryan. Ahora todo es mucho mejor. Por eso Kim organizó una cita en la que se incluyeron a sus mascotas.

Esto lleva a Newman a crear un montaje en su casa. Demostrar que es un dog lover de corazón. Le puso zapatos a Wilfred y adornó su sala con utensilios y productos cotidianos de una vida canina.

Las instituciones, los grupos sociales y la definición personal ante el mundo acorralaron a Ryan a crear una falsa figura de ternura con una mascota. Y si bien Ryan tiene un trato normal con el canino de acento australiano, en “Sincerity” la mofa está dirigida a quienes transforman a sus domesticados amigos en seres alegóricos, ridículos; convertidos en figuras casi humanas, y que incluso les hablan como guaguas.

Se respeta a quienes doten a sus animales de esta manera, pero la sensación de incomodidad que puede vivir cada animal se percibe a través de la clásica ironía y el negro humor de Wilfred.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register