3×01 y 3×02 Falling Skies: On Thin Ice/Collateral Damage

El capítulo doble de la serie sobre alienígenas cargó en Tom Mason el mando del nuevo Estados Unidos. Se detalló el nacimiento de su hija, Alexis, una guagua llamativa y el protagonismo de Cochise, el aliado extraterrestre que entregó tecnología y armas que han beneficiado la lucha contra los Espheni.

Jonathan Navarro (BartonWBickle)

Al final de la segunda temporada de Falling Skies se terminó por detallar que la verdadera lucha que estaba viviendo el planeta. Los Espheni son los que quieren el dominio. Los ‘skitters’, las especies de seis patas, son los soldados a las órdenes de los primeros. En esta guerra los protagonistas son dos especies (humanos y skitters) versus una, los Espheni.

La lucha prosigue con esta tercera temporada en “On Thin Ice”. En medio del rescate de jóvenes abducidos por los arneses de esclavitud, el coronel Weaver, su hija Jeanne y Matt Mason, el hijo menor de Tom, inician un rescate. Desmoronan el sistema de los guardianes, para luego sorprender con la entrada del escuadrón. Armas con balas de tecnología Mech, para dañar a los enemigos. El pleito se extendió cuando aparecieron otras dos variantes de estos robots. La llegada de Tom Mason en compañía de su nuevo aliado interplanetario Volm, llamado Cochise, ayudó a la caída final de estos dos oponentes. Este desconocido compañero de guerra, arribó justo al final de la segunda temporada.

Tom Mason es el presidente de los Nuevos Estados Unidos. La figura de este profesor de historia es la del líder participativo. Lucha, combate y hace alianzas. Así conformó un gran ejército, en compañía de un grupo de rebeldes skitters y la compañía de Cochise. Marina Perlata (Gloria Reuben) aparece en la organización de mando. Es el brazo derecho de Tom Mason en la tarea de gobernar.

Pope, siempre díscolo y rebelde, se muestra contrario a este liderazgo. Al motoquero no le gusta esta complacencia con los extraterrestres.

Tom Mason se reúne con el coronel Weaver y el séquito de viejos sargentos para discutir la última arremetida de los Espheni. A la junta también se une el Volm, quien a pesar de ser foráneo, puede hablar inglés. Licencias narrativas basadas en una capacidad superior de aprendizaje. Él explica el enojo que provoca en el enemigo estas escaramuzas. Indudablemente ellos sabían que el escuadrón de humanos iría hacia ese lugar. Se concluye en que puede haber un “topo” que está filtrando información al oponente. Arthur Manchester (Terry O’Quinn), ex líder de Charleston, investigará al posible traidor(a).

Hal Mason está rehabilitándose de una lesión en sus piernas. Sufre pesadillas a diario. Su ex, Karen, y esclava Espheni, aparece en sus sueños. En esas imágenes, ella le explica que tiene una sonda en el cerebro, especial para que la vea en su mente. O eso es a lo menos lo que él cree que sucede.

El líder rebelde de los skitters se reúne con Tom. Le habla a través de Ben que los Espheni preparan una gran ofensiva y que el real objetivo son los Volm.

Manchester es asesinado. Su labor como investigador del topo de Charleston le costó la vida, en una escasa participación de Terry O’Quinn en la serie de la cadena TNT durante esta sesión.

Y si bien la atención de Mason estaba con Anne, su pareja y recurrente personaje en los temas clínicos, que estaba a punto de dar a luz, el presidente ordenó una investigación para encontrar al culpable.

En asamblea ciudadana, Tom dio la noticia de que Alexis Glass-Mason se había transformado en la nueva habitante de los Nuevos Estados Unidos, una guagua muy especial.

Ya en privado, Tom escucha los resquemores de Dan Weaver ante esta alianza con los Volm. Mason le hace saber que gracias a ellos han podido contrarrestar el avance Espheni.

Es aquí cuando el mandatario le revela a su coronel lo que se está tramando en el subsuelo del poblado. La construcción de lo que Cochise y Tom creen que podrá acabar con el conflicto. La información que tiene Tom es que se está armando una estructura metálica. Sólo eso. Mayor misterio envuelve a este “amigo” llamado Cochise.

Collateral Damage

Ben Mason se percata del centro de operaciones de los Espheni. Energía nuclear y enormes vehículos metálicos.

Los planes del presidente tras presenciar las fotografías del poderío extraterrestre, se basan en la idea de dejar sin combustible a los Espheni. A pesar de la distribución, hay temor en el daño colateral que pueda causar alguna explosión atómica. Tom solicita la colaboración de un experto. Roger Kadar (Roberto Sean Leonard), ex profesor de ingeniería nuclear, tiene vasto conocimiento.

Tom conversa con el profesor. Lo hace en el despacho de Kadar, en su cueva y lugar de trabajo. Esto porque Roger padece agorafobia (miedo a los lugares donde no se pueda recibir ayuda). Lo que tiene que dilucidar el especialista es si se puede evitar una lluvia radioactiva al momento del ataque. La solución es apagar el reactor. Luego inhabilitar el sistema, para después colocar cargas explosivas en lugares específicos. Sin importar su condición, el experto debe salir a la superficie y decir el lugar exacto para la detonación que destruya el centro de energía de los androides.

El plan de ataque se coloca en marcha. El equipo táctico atacaría por un flanco descubierto de seguridad. Ya en el bosque, los robots Mech llegaron al lugar e iniciaron el fuego cruzado. Nuevamente se filtró información de lo que en un principio era ultra secreto.

Desde otro extremo, Tom Mason observaba cómo toda la defensa enemiga se trasladaba al bosque y descuidaban el reactor. Momento ideal. Tom y el Dr. Kadar ingresan al centro de control. Con dificultad desestabilizaron los sistemas y colocaron las cargas explosivas. A la distancia observaron la caída del reactor, y de cerca un gran número de heridos y muertos. Uno de ellos: Lars. Un personaje que unos minutos antes se incluía en la historia y mostraba algo de su personalidad, pero que por línea de relato, fallece y su aporte a la historia queda en nada.

Tras este avance, Tom y Weaver sopesan el logro y las caídas. El coronel aún desconfía en los Volm y más, de lo que se está construyendo en el subsuelo de Charleston. Cochise aparece en medio de la conversación y le recomienda a Mason que mantenga en alerta a los soldados. Los Espheni están reuniendo suministros. Ellos preparan una respuesta.

Este doble capítulo de Falling Skies expuso una lucha más pareja. Las falencias de una nueva democracia, los manejos de un traidor y las consecuencias físicas de una invasión alienígena, como por ejemplo en el precoz crecimiento y avance de Alexis Glass-Mason.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register