2×09 y 2×10 El Reemplazante: Renace la esperanza

Traiciones, ayuda y jugadas truchas. Los problemas siguen afectando a los alumnos del Príncipe Carlos, quienes debieron soportar el secuestro de uno de los suyos y un verdadero problema familiar  la pobre Jenny, quien tuvo que hacer de todo para costear la operación de su pequeño hijo. ¿Se imaginan quien se puso con lucas para ir en su ayuda?

Juan Carlos Muñoz (walasbishop)

Los primeros capítulos de esta segunda temporada de El Reemplazante no convencían. Es que tras una primera entrega que maravilló a los televidentes, en esta segunda patita la serie de TVN se había enredado con un argumento que abarcaba demasiadas temáticas y que ninguna lograba concluir de forma satisfactoria.

Sin embargo, con el correr de las semanas la historia fue agarrando ritmo y al fin los fanáticos logramos recordar esos momentos vividos en año pasado, donde quedábamos sin uñas esperando que pasaran rápido los días para ver el siguiente episodio, ¿o no?

Así al menos quedó demostrado en los últimos dos capítulos del culebrón nocturno del “7”, donde los dramas en el Príncipe Carlos volvieron a tomarse la pantalla. Primero, JENNYvimos como Flavia volvió a ser engañada por su papá, quien le pidió un par de lucas para poder irse a Argentina. La idea era instalarse, juntar algo de dinero y venir a buscarla. Sin embargo, el compadre se hizo el loco y se fue al sur con su amante, dejando destrozado el corazón de su hija.

Más tarde, nos encontramos con el dramón familiar de Jenny, quien tiene a su hijo enfermo y deberá operarlo para que se recupere. Eso sí, la chiquilla no tiene presupuesto ni para hacer cantar a un ciego y el cuento se transforma en una verdadera pesadilla. Claro, pues para hacerlo por la vía pública, son meses los que tendría que esperar para que le dieran una hora, lo cual empeoraría el estado del menor. Una problemática nacional que se vive día a día y que El Reemplazante la expone de una manera casi perfecta.

LA AYUDA

Es ahí cuando en el colegio los estudiantes se la juegan con algunas actividades para juntar recurso y así ir en ayuda del hijo de Jenny. Un acto muy digno a pesar de que estamos hablando de chiquillos en riesgo social y que vienen de familias que les cuesta llegar a fin de mes.

Por lo mismo, la plata recauda con suerte supera el millón quinientos mil pesos, muy lejos de los 5 millones que se necesitan para concretar la cirugía. Claro que cuando se perdía esperanza,  apareció la figura de Claudio, quien le ofrece colocar las lucas restantes para que el niño pueda entrar a pabellón en una clínica más preparada.

Eso sí, el compadre no da puntada sin hilos y claramente la chiquilla tendría que pagar las consecuencias de recibir la “manito” de un narcotraficante.  Es por eso que Claudio esperó que el hijo se recuperara bien para cobrarle su parte de el “trato”: Jenny tendría que trabajar con él en sus “negocios” para de una u otra forma devolverle el favor de salvarle la vida a su pequeñín.

RIELClaro que la idea de el malandra no es tener a la muchacha amarrada de por vida a sus movimientos truchos, sino que la está utilizando para acercarse al profe “Charly”, a quien necesita para “blanquear” sus oscuras “transacciones”. ¿Qué le dirá el jugado profesor?

EL SECUESTRO Y LA “MANO NEGRA”

Otro de los puntos fuertes del último capítulo fue el secuestro que sufrió Ariel durante una protesta en el centro de Santiago. Claro, pues un auto de dudosa procedencia se lo llevó en medio de las manifestaciones y el alumno estuvo varias horas desaparecido, generando la preocupación de sus padres y amigos, aunque no tanto de los nuevos dueños del colegio, quienes estaban más preocupados de la imagen pública que de la seguridad de uno de los suyos.

¿Otros detalles importantes? El lazo que encontró Carlos Valdivia entre Los Cóndores, actual administrador del Colegio, y Jorquera, el antiguo director, quien seguiría vinculado al establecimiento a través de su señora, actual miembro del directorio. Estas sospechas genera molestia en el docente y en sus “pingüinos”, quienes buscarán la fórmula para destapar el entuerto y desenmascarar a quienes prefieren engordar sus billeteras antes de ofrecer una buena educación al alumnado.

¿Y Zafradita? El cabro no tiene un pelo de tonto y hace rato que le está coqueteando a Rosita, la niña peruana que llegó este año al colegio junto a su hermano Víctor. Sin embargo, el estudiante estrella tendrá serios problemas si pretende quedarse con el corazón de su enamorada, pues en un comienzo se dedicó a molestar a su hermano por su procedencia extranjera. Eso sí, y a pesar de que el nuevo amigo del Maicol lo echó en 3,2,1 cuando lo vio en su casa, Zafrada y Rosita igual nomás se encamaron y quedaron viendo estrellas durante un buen rato.

En resumen, dos capítulos para disfrutar y recordar el verdadero sentido de esta serie, la cual busca abrirle lo ojos a la sociedad con los verdaderos problemas que afectan a los chilenos por estos días. Un trabajo brillante y esperamos se mantenga en las próximas semanas.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register