2×07 Sr. Ávila: Un Tiro en el Paladar

“Croata” aprende una lección de cómo tratar a sus empleados. Su colaborador Blas se lleva todos los honores en el 2×07 del Sr. Ávila, un episodio donde el caso de Emiliano vuelve a marcar pauta en la cabeza del Señor.

Jonathan Navarro

Después de tanta humillación, represión y violencia, Blas, el ayudante de “Croata”, por fin explotó. Se alzó como la gran figura en este 2×07, la novedad en una serie que había reservado gran parte de sus dosis de acción e intriga en el rol de Tony Dalton y en el de Carlos Aragón.

Gracias al manejo de Iván, Blas dejó de ser el oprimido por el jefe negrero y desgraciado.

Claro, a Blas lo conocemos hace tan poco, que sólo sabíamos de sus lamentos y lágrimas de desesperación ante las constantes amenazas de su empleador. Un panorama doloroso en la serie. Hasta que concretó “Un Tiro en el Paladar”, el más exacto de todos y el que le valió un poco más de vida al golpear por sorpresa y con un palo de golf en reiteradas ocasiones al sujeto de origen balcánico.

Y es esa sensación de liberación la que ayudó al relato de la producción HBO, la cual no sólo enfocó este “rompimiento de cadenas” por el lado de Blas, de paso también se relajó el ambiente en la funeraria del Sr. Ávila. Un cacho menos para observar en tierra derecha, pues Roberto por fin se tomará el tiempo para analizar la muerte de su hijo, un aspecto que siempre lo mantuvo apartado ante tanta acción enemiga.

Cercando a los Chivalsik

El 2×07 continuó en el duelo de los Chivalsik contra Ávila. Una precisa planificación le permitió a nuestro protagonista acorralar a los sicarios de “Croata”, mantener con vida a Erika por obra y resistencia de un chaleco antibalas y reunirse una vez más con el rol de Ari Brickman.

Interesante fase de comedia en el interrogatorio de Ávila con los Chivalsik. Mientras uno no quería traicionar a su jefe, el otro estaba prácticamente dispuesto a ayudar para seguir con vida. Aquí se mostró que a pesar de tener un espectacular CV como asesino a sueldo, la vida “en peligro” de su madre los llevó a olvidar cualquier reglamento y atraer a su contratista a una tensa y repetitiva charla con el ex policía.

Comprendo toda la ritualidad y los códigos que deben existir entre señores. Pero me tenía un poco harto tanta falsa cordialidad y proyecto fallido de contratos. A esta altura los encuentros entre “Croata” y Ávila se tornaron monótonos y predecibles.

Por eso la intervención a puro golf de Blas se volvió tan relevante en este tramo del relato. Un quiebre necesario que indirectamente enciende otro foco de atención en la mente del Señor: Emiliano.

¿Quiénes son los hermanos Chivalsik del 2×06 del Sr. Ávila?

1 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register