2×01 Sr. Ávila: El Sicario de Cristo

En un retorno lleno de pesadillas e inestabilidad se transformó este 2×01 del Sr. Ávila. El Señor ha vuelto de sus cuatro meses de vacaciones hacia su empresa y con un contrato que le traerá dolorosos recuerdos.

Jonathan Navarro

El primer capítulo de la nueva temporada del Sr. Ávila se tomó las pausas necesarias…y una brisa religiosa que ya había sido establecida en un apunte anterior. Un retorno meditabundo que no estuvo exento de inquietudes mentales de Roberto con su hijo Emiliano. Un 2×01 que además le trajo un complicado contrato que le recordó a su primogénito, y un intento de homicidio en su contra que puso grandes dosis de intriga para el 2×02.

La mente de Roberto Ávila fue el foco inicial en esta vuelta. Se acertó en la manera en que se mostraron los inquietantes sueños del Señor, quien incluso fue capaz de ver a su hijo crucificado en una iglesia y con una corona de espinas. Toda una pesadilla cristiana. Lo más llamativo fue que estas imágenes también fueron advertencias de que las armas y los disparos irían tras él.

Esa fue la constante en el periodo de vacaciones del Sr. Ávila, que luego de cuatro meses volvió a su realidad con la certeza de una familia quebrada.

Promete esta temporada de 10 episodios. Esto porque María está encerrada en un centro siquiátrico. Catatónica, inofensiva y alejada de cualquier peligro del negocio de su marido. A distancia de Iván, siempre el más interesado en mantener la pulcritud en el negocio de los asesinatos.

Este 2×01 fue la transición de Ávila para volver al trabajo y aceptar la partida de su hijo. Un proceso que se contó a cuentagotas, pero que se valida en este aceptable retorno y que se avizora interesante hacia la próxima entrega.

Borrar un antecedente

Para continuar el tema religioso, el papel de Tony Dalton firmó con bastante desprolijidad un contrato con el Sr. Flama, el secretario del obispo de la ciudad.

Atrayente acuerdo que involucró a una autoridad indirectamente. Esto porque Flama fue por los servicios de Ávila para terminar con la vida de un joven de 18 años e hijo del religioso. ¿Esto por qué? El miembro eclesiástico está en vías de convertirse en cardenal. Sin embargo, la gran amenaza para llegar a esa posición es este retoño quien podría salir a la luz con la investigación que hacen del Vaticano.

El sólo hecho de que la siguiente víctima en la bitácora Ávila tuviera 18 años fue una cruel coincidencia. Un recuerdo de que esa sería la edad del fallecido Emiliano. Una labor que igualmente se delegó a uno de los sicarios de la funeraria, pero que por la suerte, la desgracia y la comodidad mental del propio Roberto, ese contrato no se llevó a cabo por un accidente de tránsito que le quitó la vida al ejecutante.

¿Accidente, displicencia o un mensaje de que otros Señores están descontentos con Ávila? Múltiples opciones para un difícil regreso de Ávila al trabajo. El pesar por su hijo se mezcló de forma contundente con la fricción de la futura competencia y el peligro de muerte al cual está expuesto el Señor en esta sesión. Todo debido a un ataque de fuego y metralla al cual fue sometido nuestro protagonista por unos supuestos artistas callejeros. Cuadros a pura cámara lenta que agregaron el suspenso justo en el final de este 1×02.

Ya se aproxima “El Croata” (Ari Brickman), el otro gran líder sicario que está llamado a ser uno de los mayores cabrones y enemigos de Ávila. Otro de los puntos a favor fue la inclusión de Ilse Salas como Erika Duarte, compañera del detective Sánchez, y novata que tiene todas las dudas posibles por el suicidio de Emiliano. Mientras el más experimentado quiere archivar el caso, ella quiere indagar aún más debido una llamada anónima. Esta policía tiene toda la pinta de ser una infiltrada. Va más allá que una simple practicante. Sí, me la juego por esa vía.

¿Y a ustedes qué les pareció este 2×01?

1 Comentario

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register