2×01 Prófugos: 14

maxresdefault (1)_phixr

Ha vuelto la serie de HBO sobre el narcotráfico con algunas caras nuevas, una acción trepidante, más interrogantes y un cliffhanger final más que interesante invitándonos a seguir cautivos.

Cristóbal Meléndez Martin @melepasajero

Las cosas no andan bien para Vicente y Tegui al interior de la cárcel de alta seguridad en Santiago. Ferragut se ve envuelto en una serie de peleas “caneras” con Johnny (Pablo Schwarz) uno de los hombres de Moreno. Mientras que Álvaro, quien se encontraba con protección por ser detective, es llevado al patio para convivir con los internos que lo quieren muerto.

Bajo esta premisa comienza la segunda temporada, en donde vemos a un Moreno con bastante poder al interior de la cárcel, manejando un mini negocio de narcotráfico y teniendo varios aliados. Sin embargo, siempre protege a sus dos ex compañeros, evitando que las cosas pasen a mayores. Es que la situación de Vicente y Tegui alcanza puntos álgidos, con fuertes escenas de violencia que incluyó hasta una violación. Un retrato perfecto de la crueldad y la supervivencia del “más fuerte”.

profugos

Por eso, el escape aparece como una solución a tener en cuenta. Vicente tiene una condena por más de 50 años, a Tegui le quedan seis meses en donde su cabeza tiene precio. Es ahí donde la figura de Mario Moreno resalta gracias a un plan perfecto que viene conversando con un hombre misterioso, amante de las caminatas en soledad por el desierto de Atacama mientras recuerda sus viajes espirituales con tribus indígenas. Se trata de Freddy (Alfredo Castro), jefe de Laura en la venta de heroína y que ayudará a Moreno escapar de la cárcel. ¿Sabe de esto la mujer Ferragut?

 El negocio

Aprovechando las bondades del desierto de Atacama, que bien quedan registradas en cada toma, uno de los tantos aspectos positivos de la serie, vemos como se elabora la heroína que se venderá al extranjero. Operación que incluye a indígenas trabajando para que el producto sea de gran calidad. La fachada de la heroína son iglesias, postales típicas de la zona que servirán para evitar sospecha.

El negocio de Laura y Freddy parece que consta de buena salud, recibiendo a un comprador de habla inglesa dispuesto a probar la calidad del servicio. Interesante el punto de mostrarnos de manera directa la elaboración de la droga y el funcionamiento en pleno del narcotráfico, además del excelente detalle de las iglesias.

La fuga

Con la mente puesta en el escape, Moreno invita a Tegui y Vicente a que se le unan. Así, el personaje interpretado por un magistral Luis Gnecco empieza su arremetida quemando vivo a Luis Serrano (Edgardo Bruna) e iniciando un motín que incluye incendiar la cárcel y la revancha de Vicente que se deshace de Johnny.

“Estas cosas no pasan en Chile”, dice un complicado Presidente de la República (Francisco Melo), dicho que puede entrar en el argumento de “demasiado fantasioso”. Pero no hay que olvidar que en el 2010 se produjo el incendio de la cárcel de San Miguel dejando 81 reos muertos. Toda la fuga mostrada por Prófugos fue un vistazo a una realidad que ocurrió en el país, una situación latente en las cárceles de Chile.

Con la situación fuera de control, llega un helicóptero que tira una canasta para que los tres por fin se escaparan. Pero Álvaro deja a Moreno en el camino, fugándose sólo con Vicente ante el llanto descontrolado de Mario. Gran final de un capítulo que tuvo de todo: emoción, violencia, acción y una historia que comienza nuevamente a cautivar. Quedan algunas dudas, ¿Qué investigación está haciendo Ximena Carbonell en la cárcel de mujeres? Pero está recién comienza, queda mucho camino para las respuestas.

 

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register