1×22 Agents of S.H.I.E.L.D.: Beginning of the End

El inicio de una nueva era de dominio es la mayor pretensión del nuevo John Garrett, el ex aliado de Phil Coulson que explotó su narcisismo y megalomanía en este 1×22. Una visita será el factor sorpresa en “Beginning of the End”, el último episodio de la temporada.

 

(@BartonWBickle)

 

Fue la hora de la refundación para Phil Coulson y su grupo. “Beginning of the End” demostró ser un cierre con acción, factor sorpresa y con un puente seguro para proseguir en una segunda sesión sobre los orígenes de Skye.

 

 

Este 1×22 se transformó en la segunda aparición de Samuel L. Jackson en Agents of SHIELD con su rol del Director Fury. Dado por muerto y con un bajo perfil, este ícono de Marvel llegó para la gran ocasión. En el momento justo para dar una mano a Fitz y Simmons, quienes dieron vida el momento más dramático del capítulo, al escapar desde el conteiner que se encontraba en el fondo del mar, gracias a un poco de oxígeno y una creativa bomba.

 

Quien destacó por su megalomanía fue Bill Paxton con su papel de John Garrett. Luego de que viera el universo con el compuesto base para la creación de súper soldados, el jefe de Grant arrastró con toda su locura a sus aliados pro Hydra.

 

Pero más allá de la potencia de Cyberteck para idear nuevas máquinas de destrucción, la que dio el mayor golpe fue Skye. La hacker consiguió introducir un troyano en los sistemas informáticos de esta empresa para debilitar el dominio de los súper soldados y tomar el mando de estas armas mitad humanas. Desde esa perspectiva es que la ex “Marea Creciente” logró entrar en la visión de Mike Peterson y cambiar sus objetivos. “Deathlok” se redimió y redujo a su opresor. Lo que logró J. August Richards en esta entrega fue la tristeza de ser un fenómeno de la ciencia y de la lejanía que deberá tener con su hijo de aquí en adelante.

 

 

De algún modo este camino de 22 episodios culminó dándole una importancia sublime al rol de Chloe Bennet, quien ya se hizo de una nube de misterio por sus orígenes, pero que todavía no representa algo fuera de serie. Es sólo una joven amena, que entró en el corazón de Coulson y con una capacidad extraordinaria para los computadores.

 

 

Fue así que en el ingreso del equipo de Phil Coulson a una de las bases de Cyberteck, John Garrett se volvió a topar con quien era su ex partner. Pero el papel de Clark Gregg estuvo acompañado por Fury, quien sin muchas transiciones eliminó a cada soldado de Garrett con una bazuca. Fue un mero trámite.

 

 

Aquí no hubo mucho intercambio. Garrett, quien parecía estar muerto luego de un pisotón de “Deathlok”, despertó de su inconciencia para rearmarse con nueva tecnología y contraatacar. Sin embargo, la justa presencia de Coulson y un arma alienígena, le permitió terminar definitivamente con este enemigo. Movimiento extraño y cuestionable. Hubiese sido más poético y justiciero que Peterson acabara con su ex jefe.

 

Conceptos a tener en cuenta:

 

Nuevo rango. Coulson representa los valores de SHIELD. Por eso Fury lo nombró como el nuevo director. Tras la dura batalla con parte de Hydra, Phil deberá reformar desde los cimientos esta organización.

 

Enemigos. Ian Quinn y su “gravitonium” son una incógnita. El compuesto tiene vida y en su interior aún permanece el malogrado científico Franklin Hall, quien en ese líquido compuesto aguarda como una nueva amenaza para SHIELD. Por otro lado, Raina también escapó y fue en búsqueda de uno de los progenitores de Skye. Bastó un brazo ensangrentado para linkear este relato de familia y origen con la segunda temporada.

 

¿Se viene la locura? ¿Las consecuencias de la droga salvadora se harán patentes? Ya lo había mostrado Garrett. Parte del GH-325 lo convirtió de inmediato en un diseñador. Su “claridad” mental lo llevó a ver “el futuro”, la reinvención del orden mundial, pero también lo instó a dibujar un extraño plano: líneas y puntos en común con un significado especial, pero que sólo tenía sentido en su cabeza. Esta misma situación ocurrió en el cierre de Agents of SHIELD para Coulson, quien realizó la misma rutina de esbozos en una pared.

 

Así se dio el desenlace de la serie de acción de ABC, que a lo largo de sus 22 episodios presentó a un elenco que desde lo dramático no presentó problemas, ni menos desde lo visual o técnico. Más bien el desarrollo mermó la entrega de cada actor, que entre tanto enemigo, se dispersó el hilo conductor, el cual tomó mayor relevancia con la insanidad de John Garrett sustentado en Hydra.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register