1×15 The Following: The Final Chapter

Joe Carroll dictó el último tramo de su psicótica novela. “The Final Chapter” cerró una temporada de persuasión, sectas y muertes. En balance, la serie de FOX entregó buenas actuaciones con pobres escenas de acción, las cuales mermaron el suspenso.

Jonathan Navarro (@BartonWBickle) 

The Following se dio como una historia de un calculador. Con homicidios en serie y un líder de culto. La serie protagonizada por Kevin Bacon y James Purefoy impuso su mirada respecto al poder de convencimiento. Característica con la cual Joe Carroll movilizó a una armada especial, capaz de asesinar a sangre fría, con tal de representar el amor y la muerte.

El déficit que experimentó la historia pasó por básicas escenas de acción, lo que perjudicó el suspenso. Las eternas rememoraciones de los personajes también mermaron el relato.

Desde el marco actoral se cumplió. El pesar del héroe abatido por su pasado, el loco incomprendido, y la mujer y madre, la amada por ambos. Bacon, Purefoy y Natalie Zea compilaron un buen trío. Los papeles de Mike y Debra, desde la policía; Emma y Jacob, desde la secta, también aportaron al hilo conductor. Mención aparte al rol de Molly. La mejor cubierta, la amante del protagonista y fiel seguidora del antagonista.

El tramo final comenzó con un asfixiante diálogo. Debra Parker estaba con vida en el ataúd. El equipo FBI obtuvo comunicación con ella gracias a un celular enviado por Emma. Sólo le quedaban unas horas de vida.

La policía hizo un cerco del posible paradero. Hallaron el vehículo en el cual fue raptada. En ese lugar, Alex, uno de los acólitos de Carroll intentó emboscar al equipo táctico. En una maniobra “arriesgada”, Hardy consiguió detener al tirador.

Ryan y Mike interrogaron al implicado. Golpes y tortura. Se resistió por un instante, hasta que dijo la locación. Todos se dirigieron a ese punto. Sin embargo, Parker comenzó a despedirse. Presintió su muerte.

Debra falleció. Alex se vanaglorió del fracaso. Ryan le disparó.

En el cajón donde fue dejada Debra, hallaron el libro de Joe. En el texto se adelantaba el lugar donde debía llegar Ryan. Tenía que llegar solo.

Carroll estaba junto a Claire a una nueva casona. A un costado de un faro y haciendo mención al cuento de Edgar Allan Poe. El escritor le adelantó a su ex que el final de la historia sería cuando Hardy llegara a ese sitio.

Apareció Emma en el camino de Ryan. El policía dejó su arma. Ya desarmado, un desconocido lo dejó inconsciente.

Ryan despertó. Se encontró junto a Claire y Carroll. El líder literario le explicó a Hardy que debía ser honesto. Quería saber desde cuándo comenzó el amor del policía hacia Matthews.

Carroll comenzó a “escribir” su final. Amenazó con matar a Claire. Hardy intentó persuadirlo con que era demasiado predecible. El agente dañó el ego de Joe al calificar su talento literario como de segunda, fracasado y pretencioso.

El escritor, con la atención en las palabras de su héroe, se desconcentró. Hardy embistió a Carroll. Joe huyó, Ryan lo persiguió. La corrida terminó en una bodega llena de combustible. Ambos forcejearon y las balas perdidas del agente FBI terminaron en el líquido inflamable. Cambio de golpes y Joe que remató su combate entre las llamas y en plena explosión. Ryan alcanzó a huir.

La policía llegó al lugar para buscar el cuerpo de Carroll. Se encontraron algunos restos que coincidieron con la identidad del ex profesor.

En una aparente calma, Ryan y Claire rubricaron su nombre en lo que pueda suceder en la próxima sesión. Molly siempre tuvo reservado su capítulo. Así se lo manifestó a Ryan al momento de apuñalarlo. La vecina también hirió a Claire. Su locura y particular compromiso con Joe, le permitió a la enfermera cerrar esta temporada, con la pregunta de cómo sobrevivirán los protagonistas a estos golpes mortales.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register