1×12 The Americans: The Oath

TheAmericans-1_041613_1600_phixr

Nunca es tarde para redimirse, en especial cuando la desconfianza se hace presente. Nunca es tarde arrepentirse, sobre todo cuando las mentiras te asfixian. Nunca es tarde para estar más cerca de tu objetivo, como nunca es tarde hacer un juramento. 

Cristóbal Meléndez (@melepasajero) 

El penúltimo capítulo de la primera temporada deja esa sensación de querer ver más, de no aguantar una semana entera para conocer el final de la 1era sesión. Como aperitivo, tuvimos el regreso de dos aristas de episodios anteriores.

Partimos con Sanford, que se junta con una morena Elizabeth para asegurarle que ha reclutado a un coronel de la Fuerza Área, el cual trabaja en el programa de misiles antibalísticos. Tiene información potente de gran ayuda para los agentes de la KGB. Pero todo tiene su precio si se quieren datos valiosos.

El precio no necesariamente se traduce en dinero, eso muy bien lo sabe Viola que vive en un constante estado de remordimiento luego de instalar el micrófono en el reloj de su jefe Weinsberger (1×02 The Clock). La mentira no va con su pensamiento religioso, la imagen de Satanás esperándola con los brazos abiertos desde el infierno la atormenta, por eso, le cuenta toda la verdad a su patrona.

La información llega al FBI que rápidamente interroga a Viola para conseguir un retrato hablado de los agentes que le exigieron realizar la operación, además, Gaad decide dejar el micro en el mismo lugar para estar más cerca de los “infiltrados”. Nuevamente consiguen el dato que se trata de un hombre y una mujer quienes están detrás de todo. ¿Se trata de los mismos agentes que secuestraron a Patterson? Para Beeman, sí.

Stan vuelve a juntarse con Nina, quien acaba de ser nombrada por el Arkady como asistente de las actividades del Directorio S, pero la bella rusa no le cuenta nada de esto al agente del FBI, en cambio, le pregunta si él mato a Vlad. Beeman lo niega afirmando que “nunca haría algo que la dañara”.

Volviendo a la trama de de Sanford, Elizabeth desconfía de la veracidad del dato y lo conversa con Philip y Claudia. A pesar que el ludópata le deja una muestra de lo que es capaz de conseguir, necesitan saber si el FBI anda o no detrás. Al bueno de Philip se le ocurre un arriesgado plan: Clark.

El hombre de los anteojos vuelve a juntarse con Martha con una intención clara, que ella ponga un micrófono en la oficina del agente Gaad. Para eso, le propone matrimonio a la inocente mujer. Las condiciones son clara, nadie lo puede saber (salvo tus padres) y debes realizar lo que te pido. Ella también tiene las suyas, casarse los antes posibles, ideal mañana mismo.

Así, llegamos a una de las escenas más divertidas de la serie , cuando Claudia y Elizabeth se hacen pasar por la madre y hermana, respectivamente, de Clark. La ceremonia resultó a la perfección, con los padres de Martha felices por el paso que dio su hija. También vimos una revelación, Philip y Elizabeth no se han casado formalmente.

Si nos ponemos a teorizar sobre el futuro del matrimonio entre Martha y Clark, mis dardos apuntan a la “muerte” bajo raras circunstancias del hombre de los anteojos.

Mientras, Sanford es arrestado. Sin embargo, y para tranquilidad de él y las agentes de la KGB, fue por una demanda de pensión alimenticia.

Y cuando pensaba que el capítulo terminaba así, sin una escena que finalizará conmigo aplaudiendo esta gran serie, nos trasladan a la Rezidentura en donde Nina le confiesa a Arkady que ella era el “topo” que estaba soltando información a los americanos, que la mandarán de vuelta a Rusia para recibir un castigo de muerte. Él le pregunta por qué le cuenta eso en este momento, ella, le dice con ojos llorosos que el agente del FBI con quien colabora es su amante.

Es ahí, donde Nina nos regala la mejor frase de The Oath: “Puedes matarme, o yo puedes redimirme antes los ojos de la Madre Patria”. Un verdadero juramento que nos invita a creer que la bella mujer las oficializará de doble agente. ¿O será todo parte de un plan? Por su accionar luego de la muerte de Vlad, creo que Nina efectivamente volverá a los deberes de la Unión Soviética.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register