1×11 Sr. Ávila: Freud Y Los Fantasmas

Lo peor de las amenazas con mensajes de que te van a masacrar, es que te las hagan fantasmas. Emiliano Ávila sufre las consecuencias de su ira, su negligencia y su desatino en el caso Juliana. Su gran soporte en estos complejos momentos es su padre: El Sr. Ávila.

Jonathan Navarro (@BartonWBickle)

La revancha se aproxima de manera fantasmal. Este acercamiento que se dio de manera subterránea y se proyectó con fuerza en la anemia mental de Emiliano, asoma la figura de Ismael como el antagonista postrero en la serie HBO.

Porque la negligencia y la desatención de Emiliano (Cuando estaban buscando el torso de Juliana) y la posterior rabia de Ismael, cultivaron el mayor de los miedos en el hijo de María. Una extenuación tal, que este joven intentó suicidarse ante los constantes mensajes y amenazas de este “fantasma”, de este peligro en las sombras, de este supuesto fallecido a raíz de su caída al río. En el papel de Jorge Caballero se originaron los mayores dramas de Emiliano, y a la vez, el más cercano de los objetivos para finiquitar de Roberto Ávila.

La tensa actualidad familiar de los Ávila, crean en el ex policía cuestionamientos hacia su rol de padre y de jefe. Siente culpa ante lo que está viviendo su hijo. Este asesino se diluye en la metáfora del enfrentamiento interno de los dos lobos. Mientras uno defiende el resentimiento, el odio y la lujuria; el otro se adhiere a la compasión, el amor y el perdón. El animal que gana, es el que uno alimenta. Instancia a la cual todos nos hemos visto enfrentados. Una dualidad de la existencia. La decisión entre la opción A o B.

Con María al tanto de la infidelidad de su marido con Maggie y el asesinato de Juliana a manos de su hijo, la familia Ávila tocó fondo ¿O no? ¿Pueden empeorar las cosas? Respuestas que conoceremos en los dos últimos episodios de la producción mexicana.

La victimización de Emiliano fue un escudo en “Freud Y Los Fantasmas”, con el argumento de que había cometido un homicidio pues una mujer había jugado con sus sentimientos.

Con la inmadurez de su hijo, la familia del Sr. Ávila deberá enfrentar la adversidad por medio de la complicidad: Quemaron el auto de maría y la bicicleta de Emiliano, evidencias del asesinato de Juliana. En esta antepenúltima entrega, la normalidad, la calma y un ambiente sin gritos se tomaron la trama por unos momentos. Ésta se dio cuando padre e hijo estaban eliminando las pruebas. La primera sesión, que ha estado repleta de gritos y desesperación, entró en un relajo pocas veces visto.

Capítulo de golpe a golpe. Porque mientras uno elimina pruebas, el otro hila hipótesis. El detective Sánchez continúa en su carrera por resolver el caso Juliana. Su insistencia para tomar el testimonio del Sr. Ávila y la búsqueda de evidencias, han demostrado que la oculta segunda ocupación del ex vendedor de seguros podría quedar expuesta si es que este investigador sigue escarbando en la historia laboral de Roberto.

Contrato Abierto

El mejor contrato de la temporada. La solicitud de “seguro de vida” más desgraciada.

Porque el hombre que pidió este contrato abierto, el cual se podía poner en marcha en cualquier momento, expresó el deseo de que mataran a un hombre sin grandes expectativas, un trabajador normal, un buen tipo.

El Dr. Ramírez como demandante quería que liquidaran a uno de sus pacientes. ¿La razón? Su corazón. Este médico pidió que mataran a un individuo con especiales características, para así utilizar este órgano del sistema cardiaco en su cuerpo. Una lista de espera, un asesinato y un trasplante: Una terna perfecta, en el más llamativo de los contratos de muerte.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register