1×09 Agents of S.H.I.E.L.D.: Repairs

Nuevamente la serie ABC nos muestra lo peligroso que en ocasiones puede ser tanto avance y maquinaria científica. En “Repairs” hay debilidad porque no se logra profundizar ni menos empatizar con un personaje demasiado estructurado como lo es Melinda May.

Jonathan Navarro (@BartonWBickle)

Justo cuando los anuncios del estreno de la película Carrie (historia basada en la novela de terror de Stephen King) abundan en la ciudad, los S.H.I.E.L.D. deberán lidiar con una mujer que no puede controlar su telequinesis, esa capacidad de mover las cosas con la mente.

Hannah Hutchins es la víctima de su ambiente laboral, de un error, de un capricho y de los peligros que trae tanto avance científico como lo es una enorme máquina para la aceleración de partículas.

“Repairs” fue un tratamiento fallido por establecer un viaje interior con May, en especial por su pasado y su denominación de caballería. La rigidez del personaje interpuso un obstáculo a la hora de palpar la fibra del rol de Ming-Na.

Un fantasma

Mientras todo su poblado sumamente religioso trataba de amedrentar a Hannah por su eventual culpa en la explosión del centro científico donde fallecieron cuatro trabajadores de la zona, toda acción telequinética no era más que un engaño para pensar de que esta joven estaba siendo “castigada” por dios.

Craso error. De los cuatro que perecieron en la explosión, uno de ellos quedó en este limbo apto de estudios y trabajo para los agentes de S.H.I.E.L.D.

Tobias Ford era uno de los técnicos que saboteaba la enorme máquina de aceleración de partículas. Todo para generar un “reclamo” al departamento de seguridad donde trabajaba Hannah, y así tener un acercamiento. Siempre pensando más allá de lo laboral. La irresponsable jugada de conquista le valió una explosión, la falsa culpa sobre Hutchins, el fallecimiento de tres de sus compañeros y, por su parte, una descomposición constante. Un viaje entre dos mundos. Según él, una travesía entre el infierno y el mundo real. Un fantasma que generó otro conflicto en el avión de Agents of S.H.I.E.L.D.

Ford demostró que el mundo alterno que visitaba lo convertía en un ser irreconocible. Estar en ese universo paralelo lo instó a defender con mayor determinación a Hannah quien fue llevada como medida de seguridad a estar con los liderados por Phil Coulson.

En una lucha dispareja y gracias a su poder fantasmagórico, Tobias bloqueó a cada integrante. Los encerró en su avión, cortó la energía y demostró que ese castigo supremo lo estaba usando para proteger a la mujer que siempre quiso conquistar.

La que no quedó encerrada y que se adelantó a los movimientos de Ford fue May, quien utilizó de cebo a Hannah para hacer razonar a este “fantasma” de que la lucha que se había dado hasta este entonces ya era suficiente. Que lo mejor era una despedida.

El adiós del antagonista de “Repairs” fue cursi. Y más cuando se mezcló con toda la artimaña de los castigos religiosos.

Débil capítulo que ofreció dejó a Skye en modo psicológica, usando toda su inteligencia emocional, la escuela de la calle y tratando de establecer la importancia de una buena charla por sobre toda la táctica de campo y la tecnología.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register