1×08 Sr. Ávila: Los Caprichos de Dios

Hay personas que prefieren pensar que sus vivencias son determinadas por un acto divino. Predestinación. Ávila debe superar esa aseveración y terminar con Carlos, “El Inmortal”. Un episodio para pensar que todo tendrá un específico fin a su tiempo.

Jonathan Navarro (@BartonWBickle)

El destino terminó empujando al Sr. Ávila a finiquitar el contrato del Sr. Carlos, el inmortal. Quien por arte del azar había esquivado el plan a cargo del “Topo”, el perro policial que se había equivocado de cliente.

Y cuando hay personas que piensan que sus vidas están escritas por la mano divina, el ejemplo de Carlos parece confirmar esos ideales. Este individuo parece ser un capricho de vitalidad y permanencia por parte de alguna deidad.

El Sr. Ávila debe obviar externalidades. Por eso interpretó a un repartidor de correspondencia. Personificó al “mensajero de la muerte”. Le entregó una bomba al objetivo, la cual no estalló. Al instante, el ex vendedor de seguros tuvo que ir por el hombre y golpearlo. A puño limpio, hasta que Carlos cayó desde el décimo piso de su edificio, y sobre el toldo de un café. ¿Suerte, coincidencia, capricho de Dios? ¿Por qué no usar una pistola con silenciador, un artefacto recurrente en el trabajo de Ávila?

María Ávila revive todos sus dramas psicológicos. Por un problema con el cable debe salir al exterior y pagar una deuda. A pesar de que se reenciende el conflicto de este personaje, todavía se guarda demasiado misterio hacia su real problema. Demasiada histeria y ansiedad sin un origen claro, y sólo con la idea base de que ella se está volviendo loca.

Iván siempre está proactivo a solucionar las contrariedades del negocio sicario. El inconveniente que está viviendo Ávila con su mujer motivó a este secretario a dar ideas para solucionar este “problema”. El papel de Carlos Aragón siempre nos está invitando a pensar que la única y gran solución es el exterminio de una de las partes. Como con Maggie. Pero ante tamaña sugerencia, el Sr. Ávila dejó en claro que dejaría una cagada grande si es que algo le llegaba a pasar a María.

Emiliano y su corazón psicópata deben pulir su inocencia. La policía le hace preguntas sobre dos casos distintos: El deceso de “La Bestia” y la posterior desaparición de Juliana. Sucesos que se produjeron en el entorno de Ávila.

Y con las sospechas hacia Emiliano e Ismael, el desafío de la serie HBO será intensificar la persecución y el mismo escape de estos roles. Esta dupla de jóvenes tiene mucha tela que cortar. Un buen proyecto de historia paralela. Y más, cuando la cabeza del cuerpo de Julieta queda en poder de la policía y con razones fundadas para abrir una investigación de proporciones.

Otro plan con el “Inmortal”

Nada de bombas ni pistolas. “Los Caprichos de Dios” son la explicación a que el “destino” erige cada camino. En este caso, la muerte de Carlos llegaría de la manera más inesperada.

El intento de Ávila por meter a Carlos en un auto que estaba para el procesamiento de chatarra, iba bien…hasta que el objetivo despertó. ¿Un nuevo obstáculo? Totalmente. Probablemente una demostración de que lo aleatorio de la vida también está presente en el Sr. Ávila.

Cuando Carlos salió del auto, este vehículo estaba siendo sostenido por un enorme imán para ser pasado a la demolición. El supuesto inmortal comenzó a marearse, se desestabilizó y se desvaneció. El marcapaso de su corazón dejó de funcionar debido a la carga magnética del polo al que estaba expuesto.

Los Caprichos de Dios” cierran el círculo del denominado “inmortal”. Una instancia de cuestionamientos por parte del Sr. Ávila y un preámbulo para comenzar a moldear el final de esta primera temporada. En tanto, la historia de Emiliano e Ismael está tomando vuelo y será interesante ver cómo lo harán estos amigos para esquivar las sospechas de la policía por los casos de “La Bestia” y Juliana.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register