1×08 Agents of S.H.I.E.L.D.: The Well

 Un particular bastón alienígena dividido en tres partes a lo largo del mundo genera la nueva tarea de los agentes de S.H.I.E.L.D., quienes además deberán lidiar con la furia de un desenfocado Grant Ward, víctima de sus recuerdos de infancia ante el poderío de esta arma extranjera.

Jonathan Navarro (@BartonWBickle)

Un mítico y brillante bastón del universo Asgard (esta línea alienígena que ha dejado huellas en la Tierra desde tiempos antiquísimos), se dividió en tres y sus secciones quedaron en diversas partes del mundo. Este elemento jugó un rol fundamental en “The Well” pues puso a prueba la mente de Grant Ward, quien profundizó en un drama interno y de paso lo convirtió en un súper humano al momento de tocar esta arma “extranjera”.

“The Well” indaga en este poderoso bastón y en las consecuencias de quien lo tenga. Lo trascendental es que Grant se convierte en un energúmeno. Una furia inigualable que se enfoca en sus recuerdos, la cual saca a flote su infancia y en los errores que cometió con uno de sus hermanos: La lentitud, la indolencia y un recuerdo amargo que ampliaron esta serie de acción hacia el drama personal de Ward.

Además de las complejas rememoraciones, las secuencias de acción dieron gran ritmo a esta octava emisión que además destapó un triángulo amoroso entre Grant, Skye y Melinda.

Aunque cueste creerlo, May surgió en esta entrega como el gran sustento del rol de Brett Dalton quien sufrió con este elemento argandiano que lo dejó destemplado y descompuesto. Una secreta terapia de sexo por parte de la piloto del avión consiguió calmar al agente de terreno.

Ira extraterrestre

Quien tomara este adminículo de Asgard se convertiría en un “luchador rabioso”. Así lo confirmó el profesor experto en este tipo de simbología, Elliot Randolph (Peter MacNicol), en Sevilla, España.

Pero la presencia de MacNicol en Agents of S.H.I.E.L.D. no sólo pasó por este dato anexo sobre la historia. Elliot, tras una asertiva observación de Coulson, resultó ser un asgardiano. Este académico también se desenvolvió, durante años, como un guardia de una de estas partes de este bastón.

El primero de estas fracciones ya estaba en manos de Jakob Nystro y su novia Petra Larsen, noruegos y miembros de un grupo pagano de odio, quienes generaron que los Agents of S.H.I.E.L.D. intervinieran en esta situación. Algo patente en la historia es que lo desconocido cada vez que llega a manos de cualquier persona, termina haciendo un lío y demostrando que el ser humano reacciona de manera destructiva y fanática ante lo novedoso.

La tercera parte de este bastón asgardiano se encontraba en una iglesia de Irlanda, donde el profesor Randolph la dejó oculta. Sin embargo, el templo albergó una de las mejores performance de acción, furia y capacidad por parte de Grant Ward, quien haciendo uso de su furia y enredo mental de infancia gracias al arma asgardiana, se enfrentó al grupo de Nystro y Larsen, en una pelea que sacó lo mejor de él y lo dio como gran triunfador.

Notable episodio de la serie de la cadena ABC, quien de a poco nos va internando en la mente de sus personajes y además, como un total misterio, en la gran de duda de Phil Coulson: ¿Qué sucedió realmente tras su “muerte” en la batalla de Nueva York? ¿Qué significa Tahití y sus flasheos mentales sobre el descanso y reposo?

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register