1×07 El hombre de tu vida: El secuestro

Una de las “citas” más complicadas fue la que debió sortear el sufrido Hugo, quien fue secuestrado por unos delincuentes que estuvieron a punto de pasarlo a “mejor vida”.

Juan Carlos Muñoz (walasbishop)

Acción, suspenso, diversión, dramatismo y hasta su dosis de sensualidad. Así podríamos definir el último capítulo de El hombre de tu vida, el cual con poquito se trasformó en el más emocionante en lo que va de temporada. La serie de Canal 13 al fin le hizo caso a nuestros consejos y le dio un giro total a las rutinarias historias del sufrido Hugo Canales, este hombre de buen corazón que se encarga de engatusar a las mujeres y sacarles dineros para llenar sus bolsillos y el de su prima Gloria.

Así pasaron cinco episodios de la nueva apuesta de la ex estación del angelito, donde la trama se volvía repetitiva y sin un hilo conductor claro que la sostuviera. De hecho, en la última review habíamos dejado claro que los tiempos se estaba agotando y que de seguir así la paciencia de los fanáticos se terminaría en un abrir y cerrar de ojos.

Sin embargo, lo que vimos el pasado domingo nos devolvió el alma al cuerpo y de paso nos calló la boca a varios. Un capítulo Intrigante donde la emoción se apoderó de la pantalla, esa misma que le exigíamos desde sus inicios. En esta oportunidad, Hugo se topó con la inocente Olivia, quien fue interpretada por la infartante Loreto Aravena, actriz que una vez más demostró que ningún papel le queda grande y que sus grandes actuaciones como Claudia, en Los 80, y como Susy, en Soltera Otra Vez, no son ninguna casualidad.

En este caso, la chiquilla dio vida a una mujer llena de ambiciones y que llamó a la agencia de “El hombre de tu vida” para conseguir lo que siempre quiso: un tipo con poder y dinero que fuera capaz mantenerla a cuerpo de reina hasta el fin de sus días.

Hasta aquí, nada muy distinto a lo que la serie nos tenía acostumbrado. Eso hasta que el personaje encarnado por Boris Quercia decidió escapar a su cita y correr hasta la iglesia del Padre Francisco a contarle acerca de sus nuevas aventuras. En ese instante, apareció en escena nuevamente Olivia, quien sacó a su nuevo compinche del templo religioso para llevarlo a conversar a la calle.

Y fue en ese preciso instante cuando dos malacatosos aparecieron al más puro estilo hollywoodense, con pistolas, máscaras y todas esasSECUESTRO 2 cosas, para secuestrar a Hugo y su “amiga”. ¿Planeado? A más de alguno de los que estabas pegados a la tevé se nos pasó esa película por la cabeza.

Pero vamos por parte. Tras el cinematográfico secuestro, al curita optó por llamar a Gloria para que lo ayudara en sus tareas de rescate, quien a su vez no le quedó otra que pegarle el grito a Román, su ex que había decidido darlo de baja luego de sus constantes canalladas pero que al ser abogado podría servirle de ayuda.

Mientras ellos estaba de la cabeza pensando en cómo solucionar el problema, al otro lado de la ciudad se encontraba la parejita secuestrada, en un galpón, solos, y siendo amenazas con una pistola en la cabeza. Claro, pues los antisociales habían sido dateados y creían que tenían en sus manos a un multimillonario dueño de caballos por el que podrían ganarse unos buenos millones de pesos.

¿Millonario? ¿Plata para hacer cantar a un ciego? ¿Dueño de Caballos? La única que tenía toda esa falsa información era Olivia. Y es dentro del cautiverio donde Hugo se dio cuenta de la encerrona que le habían preparado, pero a esas alturas era poco lo que podía hacer. De hecho, los sujetos ya habían llamado a Gloria para pedirle 50 millones de pesos por el rescate de su primo.

Sin embargo, a Olivia le bajó un sentimiento de culpa que la hizo entrar en razón por algunos minutos. De hecho, se sentó a conversar con Hugo y le contó los duros momentos por los que estaba atravesando, los cuales la motivaron a ir tan lejos como para formar parte de un grupo de secuestradores. La mujer tenía un par de meses de embarazo y necesitaba el dinero para criar de mejor manera al hijo que estaba por venir.

Mientras dialogaban,  Gloria y los suyos se encontraban reuniendo el dinero solicitado para ir al encuentro con los delincuentes. Todos pusieron algo de sus ahorros hasta que juntaron algo así como 23 millones de pesos. Si hasta el curita Francisco y el pobre Franco se pusieron con algunas luquitas.

Tras un par de llamadas telefónicas, llegó el momento del encuentro, donde los dos antisociales recibirían el dinero y en el que la policía intentaría capturarlos para que no se salieran con la suya. Sin embargo, nada de eso ocurrió y los sujetos se fueron tranquilamente con los 25 millones en los bolsillos.

SECUESTRO 3Y es precisamente en esta parte donde viene lo más emocionante del capítulo. Hugo y Olivia se ponen de acuerdo para tenderles una trampa para recuperar el dinero. ¿El trato? Hugo le devolvería cada centavo y sus amigos y de paso ayudaría a la embarazada a mujer cuando su hijo abriera sus ojitos en este mundo cruel.

Sin embargo, todo ese plan se fue al tacho de la basura en un dos por tres. Claro, pues cuando los individuos estaba batidos y todo parecía que volvía a la normalidad, la ambición de Olivia la llevó a ponerle una pistola en la cabeza a su nuevo “amigo” y obligarlo a que le pasara toda la plata. Negocio redondo para ella y su futuro retoño.

Al final, los secuestradores fueron capturados, la mujer se escapó por las suyas con los turrones de billetes y Hugo pudo abrazar nuevamente a los suyos sin ningún dolor que lamentar. Sólo el del bolsillo de los que se habían puesto con dinero para pegar su rescate, obvio.

Sin duda, la mejor presentación de El hombre de tu vida en las seis semanas que lleva al aire. Si bien hasta la semana pasada pensábamos que esta era una lucha perdida, esta serie nos demostró que nunca es tarde para reivindicarse y salir adelante de los momentos complicados.

Tras este capítulo, podemos decir que la serie tomó un segundo aire que le permitirá respirar al menos hasta el fin de esta primera temporada. Esperemos que se mantenga en esta senda y nos siga regalando historias como la que tuvimos el gusto re presenciar el último domingo.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register