1×06 Sr. Ávila: Relicarios y Vampiros

Cuando se azuza al más tímido, al más calmado, puede explotar una capacidad innata en esta persona. Emiliano Ávila entrega lo mejor de un primitivo potencial. Mientras que su padre debe lidiar con la competencia y con la extendida desaparición de Maggie.

Jonathan Navarro (@BartonWBickle)

Trabajar con un sentimiento de culpa es incomodidad pura. El Sr. Ávila perdió el rastro de Maggie luego de que le solicitara a su secretario que se ocupara de ella. El sexto episodio saca del camino a cualquier elemento distractor. Y aquí no hay interpretaciones literarias. Nada de hablar bonito. Iván llevó como tal lo solicitado por su patrón. “Encargarse” de Maggie es asesinarla. Para Ávila sólo quedan la resignación, las llamadas perdidas y una desaparición.

Con “Relicarios y Vampiros” el Sr. Ávila comienza a convivir con los gajes del oficio. El nuevo cliente es el Sr. Rossi. Quiere que hagan mierda a su socio del laboratorio químico. El objetivo es un hombre egoísta que le vendió efedrina a un grupo de narcos para la producción de metanfetamina. Este sujeto no quiso compartir las ganancias de su ilegal acto, y por ende, Rossi quiere acabar con la vida de su colega.

Hay una complicación en el negocio. Se da un contrato cruzado. El socio del Sr. Rossi también solicitó los servicios. Dos potenciales clientes y dos potenciales cadáveres que se reducen a un simple lema: Un cliente nunca puede ser víctima y una víctima nunca puede ser cliente. El Sr. Rossi es quien tiene la preferencia. Fue por eso que a este segundo cliente se le recomendó ir al “Croata” para llevar a cabo su contrato.

Primer problema. El sólo hecho de poner al tanto a la competencia es una incomodidad. Pero primarán soluciones mesuradas e intuitivas.

El contrato de los socios farmacéuticos es entregado a Ismael. El Sr. Ávila demostró olfato y decidió tener un encuentro formal con su rival de mercado. Todo en buena lid para proponer que se dividieran las pérdidas monetarias por estos clientes-víctimas en común.

La aparición de un Croata con experiencia en el negocio no amedrentó al asesino a sueldo. Todo estaba planificado. La propuesta sobre posibles mermas económicas del contrato cruzado se hizo, pero el de origen balcánico no compartió la propuesta. El que primero hace el trabajo, gana todo. En este caso, triunfó Ávila. Con una llamada dio la confirmación para que Ismael concretara el acuerdo.

Este no tan amistoso encuentro propone a los creadores de este drama la tarea de buscar un antagonista claro y fuerte. Los breves minutos de aparición del Croata podrían ser la previa de un enemigo en la vida de Ávila. Tan sólo se mostró a un personaje llevado a sus ideas y con un acento originario permanente. Hasta ahora los contrincantes del Señor son su culpa y una familia disfuncional. Falta alguien que de verdad quiera ver liquidado al papel de Tony Dalton.

Un punto a favor en la producción HBO se encuentra en el personaje de Adrián Alonso. Es así como de un Emiliano Ávila timorato, casi enclenque, se dio paso a un cambio de actitud y un giro en su personalidad. Se mostró más canchero, galán y jote con una de las minas del gordo matón, quien falleció a manos de Ismael con una hamburguesa llena de vidrio molido y mercurio.

Juliana es el nombre de la mujer por la cual Emiliano se la ha estado jugando. Ella lo evade y lo manda a la cresta. Sabe que tanto él como Ismael estuvieron involucrados en la muerte de su compañero de colegio.

Estas evasivas hacen pelear a Emiliano con Ismael. El primero golpea, el otro sólo da argumentos y enciende la mecha. Le da la idea de que la debe matar.

Con un Emiliano dando vueltas a esta extrema propuesta, intenta conversar con Juliana. Ella es pura diferencia. Ahí es cuando un frío joven aparece. El hijo de Ávila demostró tener talento para matar al instante de enterrar una estaca en el estómago de la joven.

Quizás con la salida de Maggie se fortifique la relación matrimonial de Ávila con su asustadiza mujer. La amante era un problema para la empresa. Pero no tanto como lo podría ser un Croata ofuscado o individuos con poder que quieran hacer caer a Ávila. Ese será uno de los puntos que deberá abordar la historia cuando se está a mitad de sesión. El puesto de antagonista está libre y alguien debe tomarlo.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register