1×05 Sr. Ávila: El Sr. Ávila

Ávila se transforma en el Sr. Ávila. Una cesión del poder con los primeros atados en el negocio. El peso del episodio se lo lleva Emiliano y la protección que le brinda Ismael, quien demostró ingenio y frialdad para solucionar un típico problema escolar.

Jonathan Navarro (@BartonWBickle)

El primer día de trabajo nunca es fácil. Hay que intentar tomar el ritmo lo antes posible. Y más cuando se tiene el deber de una funeraria y el del consagrado negocio de los asesinatos a sueldo. Ávila finalmente se transforma en el Señor. El amo pasa por jornadas complejas: Con una familia inestable, una emergente relación laboral con Iván, el secretario del Sr. Moreira, y una amante como Magie que se aparece en los peores momentos.

Con el quinto capítulo se le da sentido al nombre de la serie. Un nuevo nombre al mando del oficio. Un cambio de mando traumático, pero que se veía venir. Fueron años en que el Sr. Moreira se mantuvo como líder. Por eso es que su suicidio acabó con el sufrimiento de su enfermedad terminal.

El fallecimiento del Sr. Moreira y su deseo de ser incinerado una vez muerto, sirvió de paralelo para mostrar a un concentrado Ávila trabajando con fuego. El ex vendedor de seguros quemó la moto que usó junto a Ismael para llevar a cabo el contrato de Bermúdez. El aprendiz y amigo de Emiliano había llevado hasta la casa este vehículo. Este hecho colmó la paciencia del Sr. Ávila. Su premisa es que nadie debe meterse con su familia. Valor sagrado por el que está dispuesto a matar.

A pesar de que ahora será el mandamás de la funeraria, otro tipo de problemas afligen al Sr. Ávila. Magie, su amante, representa la consecuencia de un soterrado problema con su esposa. Su ex compañera en los seguros de vida no se dejará vencer por la indiferencia.

Esta situación dará paso a que Ávila se acerque y tenga mayor confianza con Iván. Él deberá resolver inconvenientes como los que se dan Magie. El ayudante representa un espécimen extraño. Es un personaje oscuro, algo loco y con una sintonía especial con la muerte. Así lo demuestra desde que comenzó a incinerar el cadáver del Sr. Moreira hasta cuando discute con las cenizas y se jala una porción de los restos del personaje de Fernando Becerril.

A pocas horas de haber tomado el mando, tendrá que resolver un problema con un socio. El Sr. Patterson reclama por un trabajo inconcluso. Su esposa retiró fondos de un banco y lo está amenazando con quitarle todo. Un contrato fallido siempre traerá consecuencias negativas. Eso es lo que acarrea este trabajo. El que un tratado para asesinar no se haga correctamente, se tendrá que pagar con la muerte.

El encargado de la faena mal hecha es González. El Sr. Ávila lo visita y le dice que debe terminar el trabajo. Y aunque el sicario, en su segunda oportunidad hizo valer el compromiso, el ex policía y mandamás del negocio, asesinó a este sujeto. La filosofía del matar o morir se plasmó con claridad en el caso de González, pues su error lo pagó con su vida.

En tanto, Emiliano es víctima de bullying en su escuela. Apenas consigue reprimir sus impulsos de venganza. Ismael evita que el hijo de Ávila se ensucie las manos. El aprendiz se aparta de métodos explosivos y ruidosos. Le provoca una muerte lenta y silenciosa a uno de los matones que molestan y humillan a Emiliano. Vidrio molido con un poco de mercurio en una de las hamburguesas del gordo matón.

La quinta entrega de la serie HBO concedió un relato de transición. Una cesión del poder. Solemnidad y primeros atados de un negocio de múltiples redes. La historia bajó en su intensidad, haciendo mención a un ritual de despedida del jefe de tantos años. El peso del episodio se lo lleva Emiliano y la protección que le brinda Ismael, quien demostró ingenio, frialdad y mesura para quitar a uno de los estorbos en la vida del hijo del Sr. Ávila.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register