1×04 “Sudamerican Rockers”: el comienzo del éxito

BANDA.1170

Este último episodio muestra lo difícil que fueron sus inicios, donde experimentaron los problemas típicos de los jóvenes, pero en una época donde era el triple de complicado. Además, quedó demostrado por qué Jorge González es el padre del rock chileno. 

Juan Carlos Muñoz

Emociones  y nostalgia al por mayor. El nuevo capítulo de “Sudamerican Rockers” nos llevó en un dos por tres a los inicios musicales de Los Prisioneros, que por allá en la década de los ’80 brillaban bajo el nombre de “Los Vinchukas”, una especie de bicho raro que utilizaron para hacer el símil con Los Beatles.

Sin embargo, no todo fue fácil para el trío de San Miguel y eso lo sabemos de sobra. En una época de PELEAextrema pobreza en nuestro país, los chiquillos no tenían dinero para hacer cantar a un ciego y tuvieron que vivir las penas del infierno para llegar al éxito.

Y en esa onda, es precisamente donde también aparecen los roces entre sus protagonistas. Lógico, pues según se puede apreciar en la serie de Chilevisión, Jorge González comienza a interferir en las relaciones de sus amigos, puntualmente en la de Claudio Narea.

¿Cómo? Tal cual, pues para conseguirse un bajo, el vocalista se acerca a Natalia, la “minita” de Claudio, para hacerle la pata y lograr lo objetivo. Y claro, como era obvio, esa decisión no le hizo ninguna gracia a su socio, quien se pone celoso y le exige explicaciones.  Eso sí, González se defiende con que sólo lo hizo con el fin de sonar mejor con un instrumento de verdad.

ROMANCESin embargo, esos no son los únicos problemas que sufre la banda durante este capítulo. Claro, pues el romance de Miguel Tapia también le saca más de un dolor de cabeza al resto de los integrantes de “Los Vinchukas”.

Peeero, eso poco le importa al baterista, pues a pesar de sus ganas y fanatismo por la música, tener su primera incursión sexual con Sandra pesa más, incluso al punto de poner en riesgo el primer concierto en público del grupo. 

Sin embargo, el cabro es de verdad y aunque un poco atrasado, apareció con su mejor cara de felicidad para tocar en la kermesse de un colegio de niñas, donde servirían de teloneros de Sebastián, pero finalmente se transformaron en el bum de la noche.

Y cómo no, si Jorge González en vez de hacer el camino fácil y tocar un cover de “The Clash”, decide jugársela JORGEcon “La Voz de Los ’80”, canción que durante toda la década se convirtió en un verdadero himno de esa juventud cansada de las situaciones complejas que se vivían en nuestro país.

¿Una muestra de ese complejo escenario? La desaparición del profesor Ríos, el peladito de filosofía, quien fue el único de los docentes del colegio de los chiquillos en intentar cambiar la historia e impulsar a los muchachos a seguir adelante, intentar llegar a la universidad y luchar por sus sueños.

Pero claro, como en esa época cualquiera que pensara distinto era liquidado, no encontraron nada mejor que hacerlo humito para que dejara de “revolucionar” a los chiquillos. Una lástima.

En resumen, este nuevo episodio marca un antes y un después en la historia de la banda. Muestra lo difícil que fueron sus inicios, donde experimentaron los problemas típicos de los jóvenes, pero en una época donde era el triple de complicado. Además, quedó demostrado por qué Jorge González es el padre del rock chileno.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register