1×03 True Detective: The Locked Room

truedetective_012414_1600_phixr

“Y como en muchos sueños…Hay un monstruo al final de él”, esa frase decoró el primer gran cliffhanger de True Detective, un capítulo que nos mostró con más fuerza la dualidad existente entre Marty y Rust, pero que a pesar de eso logran cierto equilibrio para empezar a encontrar al posible asesino. The Locked Room nos invitó a explorar la negación, el sentimiento de culpa y la continua ceguera voluntaria.

Cristóbal Meléndez Martin

La religión está presente en todo el mundo, siendo Estados Unidos uno de los países donde más está presente. De diversas formas, pero siempre rindiendo el mismo culto. En True Detective el tema se toca y de qué manera, con un Rust bastante escéptico y con Marty más respetuoso. Es en este punto donde más se notan las diferencias entre ambos. En plena investigación luego de descubrir la iglesia incendiada, llegan hasta “Los amigos de Cristo” gracias a un folleto encontrado en el siniestro. En el lugar, Rust comienza a entregar su visión de los feligreses, apuntando a su bajo coeficiente intelectual por negarse a su realidad. Para su compañero, un mundo sin estas personas sería peor. Para la investigación, no logran mucho, solo detalles escalofriantes de uno de los seguidores y su tortuoso pasado.

Un punto a destacar del episodio es la actuación de Woody Harrelson. Leyendo otras review muchos concuerdan que en The Locked Room logra equiparar el gran nivel de Mathew McConaughey. Marty tiene una presión tremenda, el caso está a días de ser derivado a los hombres de gobierno, una de sus hijas fue pillada en la escuela dibujando cosas sexuales explicitas. Mientras, la relación con Maggie tiene altos y bajos -discuten y tienen sexo-. El hombre se tortura en su negación a envejecer. Pero donde muestra más su carácter explosivo es en el encontrón con Rust y cuando se topa con su amante con otro hombre en una fiesta.

True-Detective-Episode-3-Bad-Men

El cara a cara con su compañero es notable, esa mezcla de celos, inseguridades, posesión o simplemente desconfianza hacia Rust, motivó a dejarle un ultimátum de no querer verlo a solas con Maggie, ni cortar el césped ni realizar visitas sorpresas. El otro, es su ataque de ira cuando se encuentra con Lisa en el “lugar equivocado” y la posterior visita a su casa. Marty comienza a caer en el discurso agresivo, su único mecanismo de defensa.

Por su parte, Rust pasa sus noches de insomnio revisando archivos para encontrar alguna conexión. Acá se revela su gran capacidad para interrogar a las personas, todo esto en medio de una entrevista a un delincuente sexual. Cole es bueno para sacar confesiones, y para atar cabos. Revisando archivos llegó al caso de Rianne Olivier, mujer que murió ahogada  en 1992 tras el huracán Andrew, que presentaba signos muy parecidos al asesinato de Lange. El abuelo de Rianne le comenta a la pareja que la última persona vista con su nieta fue su novio Reggie Ledoux, el principal sospechoso puesto que acaba de obtener su libertad condicional tras estar preso por delitos sexuales y cocinar metanfetamina.

En el presente, Rust nos va contando algunas cosas tras el encuentro con aquel sospechoso. Menciona mucho la palabra tiroteo -lo que se nos viene debe ser impresionante- y va contando aspectos de su método. Se va abriendo con los detectives que lo interrogan, empieza a colaborar y a chocar con sus propias negaciones. Aunque advierte que lo que va a contar no es lo que ellos pueden andar buscando.

“Y como en muchos sueños…Hay un monstruo al final de él”. Viendo está imagen, que ganas de ver los próximos capítulos.

malo

 

 

 

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register