1×03 Sr. Ávila: Un Maldito Trabajo

El pasado profesional de Ávila sale a flote. El también ex policía debe concretar un peligroso contrato que involucra a Bermúdez, antiguo compañero en sus labores de seguridad.

Jonathan Navarro (@BartonWBickle)

Ávila tiene a la mano un ascenso en su trabajo. Ser el Señor del negocio sicario, en reemplazo del Sr. Moreira quien está a pocos meses de fallecer debido a un diagnóstico fatal. El papel de Tony Dalton ve esta oportunidad como una contingencia más para asegurar su entrada al infierno.

En tanto, Ismael ya se encuentra en fase de aprendizaje. Su reciente contratación en el equipo del Sr. Moreira lo sacará del apuro económico, pero deberá someterse a reglas y a las enseñanzas de su tutor, Ávila.

Ávila será el Señor. El administrador de una labor meticulosa, sigilosa y con grandes réditos. Tendrá cuatro socios y el aprendiz. No está seguro de su labor como profesor. Ni siquiera ha podido manejar el carácter de su hijo Emiliano.

Llega un nuevo contrato. Un conocido de Ávila, el detective Bermúdez. Un tipo peligroso y por quien pagaron más de lo habitual para verlo como cadáver. Ávila está inseguro. Moreira le dice que tendrá la ayuda de Ismael. Más inseguridad para el vendedor de seguros. Ávila tiene reiterativos recuerdos de su pasado como policía y de la actitud cabrona e inescrupulosa de este hombre, a la hora de buscar a un tal Simón Valdés. Un caso donde Bermúdez asesinó a una familia completa. A excepción de la hija menor, Luna.

Mientras Ávila debate ideas en su cabeza, María, su mujer, sufre. Está inestable. No puede salir de su casa. Tiene miedo. Necesita ayuda. Su esposo cree que ella sabe la verdad sobre su doble vida laboral.

Ávila conversa con Ismael sobre las motivaciones para ser sicario. El próximo Señor cree que matar por odio es lo más fácil. Lo que hizo el rol de Jorge Caballero no tuvo mucho mérito al instante de liquidar a su padrastro. Lo más complejo es matar a alguien que no se conoce, que se observa tan sólo por una fotografía.

El sicario renuncia a su trabajo como vendedor de seguros. Se despide de Maggie con una sesión de sexo en el baño. La amante le deja en claro que no va a ser fácil deshacerse de ella. Que en el caso de que Ávila se empiece a alejar, ella le dirá toda la verdad a María. Ávila le pide que no se meta con su familia.

Este contrato que involucraba a Bermúdez estaba en marcha. Ávila mira a quien en alguna oportunidad fue su compañero y quien también le disparó en la palma de la mano, el día que estaban tras los pasos de Simón Valdés.

Con el malestar de ese recuerdo, este asesino a sueldo hace una llamada y dice que es peligroso hacer el trabajo. Hay demasiada gente. Al salir del local en donde estaba Bermúdez, Ávila nota la presencia de Luna, ahora mayor. Ese momento lo hace cambiar de opinión. El contrato continúa al pie de la letra.

El relato del Sr. Ávila toma consistencia. Entrega más antecedentes de su pasado profesional. Un retirado policía, que antes trabajaba basado en la ley, y que en ahora tiene una labor que va fuera de la ley, por las sombras.

A esa situación se le agrega, pero con muy pocas luces, el momento de María Ávila. Algún evento traumático o impactante ha dejado al rol de Nailea Norvind en una instancia depresiva.

En la interrogante de cómo continuará el contrato de Bermúdez, el próximamente Sr. Ávila recordó su “maldito trabajo” como policía. Junto a las imágenes de sangre y la corrupta responsabilidad de Bermúdez en el asesinato de tres personas.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register