1×01 Hannibal: Apéritif

HANNIBAL

Se amplió la competencia en las series policiales. Con “Apéritif” comienza la cacería del “verdugo de Minnesota”. Un poco sociable experto en perfiles criminales Will Graham será el encargado de descifrar al asesino serial. 

Jonathan Navarro (@BartonWBickle) 

Detallista y minucioso. La serie presenta en la mente de Will Graham las eventuales respuestas en cómo se producen los homicidios. Él dispara, ahorca y apuñala a sus víctimas, siempre desde su cabeza. Todo en un retroceso de violencia y salpicaduras de sangre. Eso es lo que enseña Graham en sus clases.

El caso de ocho mujeres secuestradas en Minnesota marcó la pauta en el FBI. Todas desaparecidas los viernes. El grupo tiene similares características físicas, un patrón establecido. El integrante del departamento de ciencias del comportamiento del FBI, Jack Crawford, le pidió ayuda a Will Graham, especialista en perfiles criminales, para resolver el caso.

La imaginación y la experiencia de Graham se ataron como el punto de partida del enigma policíaco. En un principio el rol de Hugh Dancyse negó a participar. Trabajar en este expediente influiría necesariamente en una sociabilización. Algo incómodo para él. Will finalmente aceptó.

Una de las últimas víctimas fue Elise Nichols. Graham solicitó ver la habitación de la joven. La sorpresa fue cuando el cuerpo de la mujer se encontraba en su cama. El especialista argumentó que el victimario asfixió a su víctima, y la devolvió a su espacio en señal de disculpa, con cuatro heridas producto de unas cornadas.

Los cuestionamientos internos del propio Graham se añaden a constantes imágenes sobre Elise. El postulado se basa en que el asesino no es un psicópata cualquiera. Las mata rápidamente y con piedad. Contradicción particular que anunció Graham a Crawford en el baño del FBI. Cuestión aparte, y detalle de escenografía, es el sitio que se recreó. El baño es idéntico al de la película “El Resplandor” de Stanley Kubrick.

La autopsia entregó como resultado que el homicida se come a sus víctimas, y se preocupa en demasía por la calidad de la carne.

Mientras que en Baltimore, el psicólogo forense Hannibal Lecter, llegó al conocimiento de Jack Crawford. Él se transformó en el indicado para descifrar al asesino.

“El verdugo de Minnesota”, como se denominó a este criminal, adicionó una nueva mujer a su lista, quien estaba en un campo, incrustada en los cuernos de un ciervo y sin sus pulmones. Graham cree que hay modificaciones en cómo los asesinos expusieron a las últimas dos mujeres.

En paralelo, Lecter luce sus dotes de cocinero. Fileteó un par de pulmones y degustó su preparación.

Lecter se acercó a Will para mejorar su relación profesional, luego de una compleja primera impresión. El psicólogo llevó el desayuno para el inicio de su día laboral, el cual continuó en una construcción, para la búsqueda de datos de trabajadores relacionados con metal. Esta diligencia se justificó debido a que en la ropa de Elise apareció un resto de ese elemento.

En la indagatoria, y de manera exacta, Will Graham dio con el nombre de Garrett Jacob Hobbs. Lecter, aprovechó un momento de soledad, llamó al investigado y le dijo que: “Lo saben”.

Sangrienta resolución. La casa de Hobbs terminó con su esposa degollada, y su hija malherida. El homicida finalizó baleado en innumerables ocasiones por obra de Graham. Lecter, frío y analítico ante el contexto.

La incógnita del imitador y la real faceta del psiquiatra forense, en su relación con Graham, serán los aspectos que se tendrán que desenvolver en la serie de la cadena NBC, que en “Apéritif” hace justicia con uno de los personajes más reconocidos del séptimo arte.

 

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register